Blogia
inde-docs

Patrimonio

En el Heraldo de hoy

En la pag. 21, sección "Tribuna":

El patrimonio de Sijena

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Quina tocadura de nasos

Quina tocadura de nasos

 

Me encuentro esta perla en una página web que supuestamente se dedica a hacer un "recull de premsa" sobre el litigio de los bienes eclesiásticos del Aragón oriental. Digo "supuestamente" porque sólo recogen las noticias que defienden (como sea) la permanencia de esos bienes en Lérida, cosa que ya les afeé cuando la página estaba alojada dentro de la web de la Franja de Ponent, y a lo que se me contestó que no iban a dar también la versión de una gente que ni tan sols reconocía la oficialidad del catalán, vamos, que ni jartos de mosto.

El caso es que se trata de una marrullería, porque dan como noticia, y aprovechan para insultar a los aragoneses, un episodio sin ninguna trascendencia sucedido en Binéfar ¡hace más de un año!.

Veamos: una concejala de CHA pide en abril de 2005, en un pleno del ayuntamiento, que se reclame la devolución de un retablo que figuraba en los catálogos como procedente de Binéfar y que se conserva en el Museo Diocesano de Solsona. El ayuntamiento rechaza la propuesta y la cosa no va a más. Luego se reconoce, además, que el retablo no procede de Binéfar, sino de Capella. Y ahí se acaba la cosa.

Si se han leído la "noticia", verán que ese episodio, que no llevó a nada, a ninguna reclamación de ningún color, se aprovecha ahora para presentar a los aragoneses como reclamadores a bulto de lo que se nos antoja, sin criterio, rigor ni fundamento, poco más o menos que por el mero gusto de "expoliar". Según el artículo citado, un historiador de la Universidad de Lleida (traduzco) "hace notar que la anécdota pone en evidencia 'el poco rigor' de las numerosas reivindicaciones aragonesas". Aprovechan para indicar que la historiadora Carmen Berlabé (omiten decir que es la conservadora del Museo de Lérida) "ha documentado casos escandalosos de reclamaciones inapropiadas" con pruebas que desde el Vaticano (y añadiría yo que desde el sentido común) fueron "consideradas literalmente irrelevantes".

En fin, a ver quién no considera "irrelevante", o más bien algo mucho peor, que se esgrima, por ejemplo, como prueba de "adquisición" de un valiosísimo retablo medieval su intercambio por una estatua majisma de un santo que les habían hecho de propio unos primos lejanos de los Hermanos Albareda. Eso en mi pueblo se llama abusar de la gente, y aquí se presenta como "caso escandaloso" de una "reclamación inapropiada"...

El mantenedor de esa página, que se cuida muy bien de ocultar su identidad, adorna la inclusión de estas referencias de prensa con titulares bordes. "Los indocumentados de la CHA ahora quieren expoliar el Museo Diocesano de Solsona", era el que encabezaba el artículo a que se refiere este post. Otros de este jaez y peores, dirigidos no ya a un grupo político o partido (anda, que a los del PP los pone buenos) sino a los aragoneses en general (del tipo "la costra hispanoraragonesa llama a la guerra contra Cataluña" o referencias a "la caverna aragonesa", o a que "los aragoneses reconocen su ineptitud"; se llama "demagogo e incendiario" al presidente aragonés y se trata de "expolio" y "latrocinio" a las reivindicaciones aragonesas...); todo eso, digo, abunda en esa página, que no sólo se vincula a la de la Franja de Ponent, sino al propio Museo Diocesano de Lérida, cuyo logo aparece incesantemente en la parte inferior derecha de la página.

En marzo hubo una entrada de éstas que calificaba de "campañas tercermundistas de la prensa hispanoaragonesa" a los suplementos extraordinarios que tanto El Periódico como el Heraldo dedicaron a este tema de los bienes. Les escribí preguntando, en correcto catalán y muy educadamente, el porqué de esos calificativos ante un trabajo más que digno hecho por ambos diarios (también les preguntaba el porqué de llamarlos "prensa hispanoaragonesa"). Me contestaron que "frente a los ladrones" no se tenían miramientos. Una nueva pregunta por mi parte, igual de educada, sobre eso de "ladrones" fue contestada con un mensaje tan grosero que esta vez les respondí mandándoles directamente a tomar por saco, esta vez en castellano.

Todo lo que conseguí fue que cambiaran la expresión "campanyes tercermundistas" por la de "campanyes barroeres", que es la que hasta hoy figura en su archivo. "Barroer" significa "zafio, grosero, basto, chapucero".

No me extiendo más porque basta visitar la página (y sus enlaces, no perderse sus enlaces) para mear colonia. Como dicen en mi pueblo, yo tengo la herida y tú te pones la venda.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Fondos catalanes, vaya por dios

Fondos catalanes, vaya por dios

 

Hale, por fin parece que se va a constituir el Patronato del Archivo de la Corona de Aragón. Los políticos se reunieron ayer y, después de 25 años, dicen que se lo van a tomar en serio y eso. ¿Y por qué ahora? Pues porque se ha aceptado que "lo gordo" lo administre Catalunya. I punt. Lo que queda, que lo gobiernen otros, sí. Ahora sí. Como dice el profesor Carlos Laliena, medievalista de los de quitarse el sombrero, "una vez transferido a la Generalitat el Archivo Real [donde se supone que está buena parte de los "fondos propios" de Cataluña], el Patronato tendría capacidad para supervisar... practicamente nada".

Porque está visto que se los quedan, los fondos. Que se los quedan nuestros vecinos, digo. Afirman que el Archivo Real es suyo. Que los fondos que contiene son catalanes. No se trata sólo de la documentación añadida al Archivo en los siglos XVIII y XIX, ésa sí propiamente del Principado. No. Lo que interesa es hacerse con los fondos medievales.

¿Y Aragón? Pues no existe. Así, tal cual. El que lo dude, que se lea el artículo de Ignasi Aragay sobre el tema en el diario Avui de hoy (avui, también). Sobre todo, su último párrafo, que traduzco: "Con sede en Barcelona, el ACA [Archivo de la Corona de Aragón] depende el Ministerio y las comunidades afectadas (?) siempre han reclamado una presencia preeminente. La mayor parte de la documentación es catalana, ya que la propiamente balear se conserva en el Archivo Real de Mallorca y la valenciana en el Archivo Real de Valencia. La aragonesa fue destruida por las tropas napoleónicas".

Curioso efecto, oiga: como las tropas napoleónicas incendiaron el Archivo de la Diputación de Zaragoza, resulta que nos quedamos sin documentación en el Archivo de la Corona... Toma ya.

Lo jodido sería que esto lo aceptasen nuestros políticos. Aunque, visto lo contenta que salió ayer Eva Almunia, mucho me temo...

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres