Blogia

inde-docs

Las deudas de El Faro

Se desmantela Expoagua y todo el sistema empresarial y de gestión que organizó la Expo, así que les voy a pedir una cosa antes de que echen la llave:

Por favor, paguen los viajes a los asistentes a la semana temática sobre grandes presas en El Faro, que se les adeudan desde hace nueve meses. Me consta que es así en algunos casos, así que miedo me da lo que haya podido pasar con aquellos de los que no sé nada.

Si no se les paga ese dinero, quedarán como cocheros la organización de la Expo, el pabellón El Faro, Ecodes que ejerció el secretariado ejecutivo del pabellón y la Fundación Nueva Cultura del Agua, que les invitó a participar y que hoy se llama a andana.

Lo siento, pero es que se me cae la cara de vergüenza. Me parece lo último, ya.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

En el monte, junto al hogar

En el monte, junto al hogar

Hemos vuelto a Valdecarro. De nuevo, como hace unos meses, habíamos quedado para celebrar allí una comida familiar. Y ha vuelto a ser un día feliz para los niños (el mío mayor, que tuvo fiebre estos días atrás, no sé cómo llevará a partir de mañana el trasiego de hoy, porque hacía un viento fuerte y frío; pero que le quiten lo jugao).

En la caseta de Valdecarro hay un hogar y hemos encendido fuego para hacer cosas ricas a la brasa. Después de comer, lo hemos avivado y disfrutado de él un poco. Luego, la peña se ha ido a triscar por el monte: los unos a pasear, los otros a localizar el Pino Guarnizo (una belleza de árbol enorme). Algunos, menos andarines, han optado por irse a Castejón a echar café y copa. Sólo mi suegra y yo nos hemos quedado sentadicas junto al fuego; ella a dormitar un poco y yo a leer. Un rato de paz.

No había terminado de leer la primera página cuando han vuelto dos de mis cuñadas con Julia de la mano: "¡Un pantalón, necesitamos un pantalón!". Julia se había caído en un charco, botas y pantalón empapados. No llevábamos de repuesto, así que la peque se ha tenido que quedar conmigo: tres chicas, tres generaciones delante del hogar. Hemos puesto las prendas mojadas delante del fuego y he envuelto a Julia en una manta. Arrebujada en mis brazos, un poco atemorizada por el crepitar de los troncos, las brasas reflejadas en sus pupilas, ella ha sabido crear la magia del calor y de la risa, la complicidad de un momento hermoso.

Julia reía nerviosa haciendo bromas, mientras su cuerpecillo daba corcobos, porque le asustaba un poco el crepitar del fuego. Escondía la cabeza en la manta, apretaba su cabecita en mi pecho: "El fuego es amarillo, ¿verdad, mama? Y naranja, y rojo... Y esta manta huele a pies".

Reía para vencer su pequeño miedo. Luego ha pedido pan. Y he sido la persona más feliz del mundo junto al hogar, con mi hija en brazos, el fuego en sus pupilas, su boca mordisqueando el pan, su cuerpecillo apretándoseme para buscar la seguridad del mío.

"María guardaba todas esas cosas en su corazón", dicen los Evangelios cuando hablan de los sucesos de la niñez de Jesucristo. Yo, atea y todo como soy, no puedo evitar acordarme de eso cada vez que vivo alguno de estos momentos mágicos que nos regalan los niños. No sé cómo los Evangelistas pudieron saber que María hacía eso; pero a fe que es perfectamente creíble: es lo que hace cualquier madre. Guardarlos en su corazón. Para saborearlos, para disfrutarlos luego, para hacer la vida amable, para usarlos como antídoto contra los sinsabores.

[He cogido la foto de aquí.]

Un mes más tarde, San Antón

Va a hacer un mes que se celebraron en mi pueblo las X Jornadas de Historia local, un empeño que parecía, cuando a finales de los 90 se preparaban las primeras, que quizá no pudiera dar mucho de sí. Ya se sabe, lo típico: que si la gente a estas cosas no responde, que si esto no interesa, que si un tema reducido a la historia del pueblo se agota pronto... Pues toma ya: diez años, a cinco charlas por cada edición, el caso es que en Tauste se llevan ya cincuenta charlas programadas, y las cincuenta han sido interesantes, a juzgar no sólo por la calidad de muchas de ellas, sino por el éxito de asistencia alcanzado, siempre a tope de público. Siempre a tope: ¿cómo que no interesaba?

La Asociación El Patiaz se encarga de organizarlas; y este año me pidieron que participara con una charleta sobre la iglesia de San Antón.

¡Ay, San Antón, pobrecica! Yo le tengo muchísimo cariño, por singular, por modesta, por desconocida, casi por misteriosa... y porque hace ahora nada menos que 25 añazos hice un trabajo de curso, para una de las asignaturas de 2º de carrera, sobre ella, cuando estaba en pleno proceso de restauración.

Aquí, la coleguita con sus 19 añitos en flor, haciendo de petoste enmedio de las obras.

Le digo pobrecica a esta iglesia porque ha llevado muy mala vida. Siempre la conocí cerrada, hundiéndose; y cuando finalmente la restauraron, para empezar el resultado no fue demasiado respetuoso, en fin, pero lo peor es que desde que las obras acabaron ha permanecido cerrada y sin uso. Veinticinco años lleva así, y vuelve a empezar a deteriorarse. ¿Para qué se restauró, entonces? ¿Para qué se invirtió el dinero? Obviamente, para salvar el monumento; pero...

La charla de estas últimas jornadas pretendía servir para dos cosas: para destacar las singularidades del monumento, puestas al descubierto en su mayoría durante el proceso de restauración, del que fui privilegiado aunque inexperto testigo (sólo tenía, insisto, 19 años); y para proponer al respetable una reflexión sobre la utilidad de aquella restauración, sobre el uso que cabría dar, de una vez, a esta iglesia.

De las singularidades, destacaré sólo que

--esta iglesia, al menos la parte de su cabecera, es el monumento románico más meridional de las Cinco Villas, situado en una tierra donde domina el ladrillo y donde, por tanto, floreció el arte mudéjar; así que se empezó en grandes sillares de piedra, como mandaban los cánones europeos, pero enseguida hubo que desistir del empeño y seguir con el material que se tenía más a mano, porque en mi pueblo no hay piedra de ésta caliza estupenda, así que se empleó la humildísima y abundantísima piedra de yeso. (Pasó algo parecido en otros lugares, como Magallón o la propia Seo de Zaragoza; pero allí la continuación de la obra se encargó a los mudéjares y ellos la siguieron en ladrillo, con un resultado bastante más espectacular. En mi pueblo debimos de ser unos cabezones y nos dio por otra cosa, supongo tal vez que por empeño en "no dársela a los moros", con resultado mucho más pobre.)

--que, pese a esa extraordinaria ubicación, se contó para decorarla con el mejor maestro escultor del momento, el llamado "Maestro de Agüero" o "Maestro de San Juan de la Peña", que dejó muestras de su arte en numerosas iglesias y monasterios de la Jacetania y las Altas Cinco Villas, reconocibles por su fina talla y por algunas escenas recurrentes en su quehacer, como la famosa bailarina que se contorsiona hacia atrás, hasta rozar el suelo con su cabellera.

Una de las piezas del Maestro de Agüero hechas para San Antón, halladas durante las obras de restauración.

Un capitel similar, en la portada de la iglesia de San Salvador de Ejea. Foto tomada de www.romanicoaragones.com.

--que conserva restos de pinturas murales góticas en uno de sus muros, en concreto un Pantócrator que descubrieron en una visita mis queridos profesores Joaquín Vispe y Gonzalo Borrás, allá por el año 82, acompañados por mi no menos querido Carlos Alegre, que era entonces el alcalde. Luego las pinturas casi desaparecieron, comidas por la humedad. (Ay...)

--y que quedan muchas incógnitas por descubrir todavía, pues no ha sido objeto hasta la fecha de ninguna investigación digna de llamarse tal. No las detallo aquí porque me saldría un post larguísimo. Pero son, se lo aseguro, muy jugosas.

La jornada fue para mí muy agradable, y hasta tuvo sorpresas: la mejor, la presencia aquella noche de mi amigo Harry Sonfór, que se vino de propio con su señora, y vaya alegría que me di. Ay, qué alegría. También me alegró ver allí a tantos amigos, oír la presentación de mi amiguica Maricarmen Ansó ("Mamen" en los comentarios de este blog) y contar con la presencia de mi padre, tan poco aficionado a salir de casa y menos para estos saraos; no oyó un pimiento porque está bastante sordo y se puso muy atrás, pero igualmente le gustó mucho mi intervención. Eh.

Lo que me gustaría verdaderamente es que esa charla hubiera servido para algo. En concreto, para que el debate que se suscitó al final sobre el posible uso que cabría dar a la iglesia, y en concreto sobre si convenía o no dedicarla a Centro de Interpretación del Dance (aclaro que el Dance de Tauste es una de nuestras señas de identidad más queridas, y que cuenta con la declaración de Fiesta de Interés Turístico), condujera a una resolución concreta que la hiciera revivir.

A mí, sinceramente, no me parecería mal que ese espacio sirviera para contar la historia del dance, explicar en qué consiste y difundir su valor, ayudar a conocerlo mejor. Pero si no se considera ése el destino más adecuado para el monumento, creemos allí una ludoteca (que andamos escasos en Tauste de recursos para los críos), o traslademos allí la biblioteca, o convirtámosla en un pub. Lo que la gente quiera, lo que el pueblo decida, pero que se le dé un uso: lo que no podemos hacer es dejárnosla caer, seguir teniéndola abandonada y llena de humedad. ¿Qué pasa con una casa cuando se cierra? Pues eso mismo está ocurriendo con la iglesia.

Mi pueblo es grande, tiene más de 7.000 habitantes pero muy poco empuje cultural. Está la excelente Casa de Cultura, vivísima y activa, casi desbordada; pero esa casa se creó en los años 80, y desde entonces pocas iniciativas de importancia se han puesto en marcha. A mí se me suben los colores cuando veo que pueblos mucho más chiquiticos, con menos recursos y peor comunicados tienen festivales de cine, museos, centros de interpretación, jornadas de múltiples temas, exposiciones, actividades de mil colores... y en mi pueblo grandón y rico seguimos pensando, como cuando se organizaban las primeras Jornadas de Historia, que esas cosas no interesan a la gente y que son poco menos que accesorias.

No dejemos que San Antón se nos vuelva a caer, no lo dejemos abandonado más tiempo. No seamos tan irresponsables. Y busquemos dinero para financiar un estudio: estoy segura de que todas esas incógnitas que aún mantiene se convertirán en estupendas sorpresas.

La Enredadera: crónica somarda de la Cincomarzada

La Enredadera: crónica somarda de la Cincomarzada

Ayer fuimos de los que no salieron de casa. No lo habríamos hecho aunque hubiera habido un tiempo radiante: el crío anda con algo de fiebre y nosotros necesitábamos un día tranquilo de estar en casa. Pero me ha gustado mucho esta crónica de La Enredadera (Salud, Amor y Rebeldía), que reproduzco aquí, con una foto que le he cogido a Torres Burriel de Flickr:

Si recordamos a Luis Buñuel como un tipo rebelde, original y, hasta cierto
punto, surrealista, la Zincomarzada’09 puede decirse buñuelesca.

5 de marzo. Un año más, ventoso.
Desapacible jornada de alerta naranja: cierzo fresco, torrumbescas y sol
rayuelo a raticos.

Pese a la desinformación dominante en el Reino de Oregón (aka Aramón o
Aragón), el poder de convocatoria de la Federación de Barrios es notable.

A las 8 de la mañana los peñistas se reúnen en asamblea para confirmar que
no son lo que eran. Cuatro goticas les hacen abandonar el Parque y correr
a refugiarse a sus locales privados. Otros colectivos se lo piensan.
Desconfían de su criterio a esas horas. Preguntan, consultan, deliberan. A
toque de corneta (ahora se llama móvil), reciben órdenes de sus mandos el
PSOE y UGT. Se dan el piro. CCOO también. IU se raja.

Directas, decididas y alegres, las vecinas de la Madalena, las radios
libres (La Granja y Topo), la Asamblea contra la Privatización de la
Universidad, Payasos sin Fronteras y Caracol Zaragoza, entre otros, montan
sus barras, lonas y mesas.

Policías, bomberos y Cruz Roja saben que será un día sin complicaciones.
No hay riesgos. Los medios capitalistas, sin embargo, se encargan de
persuadir a sus audiencias para que no salgan de casa. ¡¡Ay, si viviéramos
en Finlandia o Noruega!!

El Parque Luis Buñuel (Metropolitano del Agua) va cogiendo color. Las
pancartas de la FABZ aguantaron la noche: “Cuida tu parque”, “No a la
especulación” o el lema de este año “Que los barrios no paguen la crisis.
Que os bicos no paguen a crisis. Que els barris no paguin la crisi”.
Llegan scouts, asociaciones de africanos, mexicanos o ecuatorianos,
colectivos culturales, chunteros, vecinas de pueblos como Sieso de Ja-K o
Anento,… ¡la fiesta reivindicativa ya está lanzada!

Un grupo de voluntarios de la Expo 2008 obedecen indicaciones: “Reparte
aquí”, “Mueve esto allá”,… Los autobuses públicos comienzan a dejar
vecinos de toda la ciudad que llegan para alparciar, pasear o echarse un
pincho con la buena chen. A partir de mediodía hay ambiente. La Dixie Rue
del Percebe y Timbalao aportan jazz y ritmos calientes itinerantes a un
paisaje cuando menos curioso. Las fronteras del espacio escogido este año
son: un aparhotel inacabado cual casa del terror de Beirut, una
esperpéntica noria siria propulsada a motor, un centro termal vacío, un
campo de golf (ejemplo de la hipocresía de lo de “Agua y desarrollo
sostenible”) y un teleférico en marcha, pero sin clientes, balanceándose a
golpes de cierzo.

Salvo los irreductibles disidentes y la catrinalla gozando sus botellazas,
la fiesta se celebra al cobijo del acueducto del Parque que, pese a su
sombra, resguarda de la lluvia y reúne calor humano y camaradería. Los
Pastores de Aragón venden bocatas de ternasco a destajo. Pero también hay
maribollería vegana, longanizas a gogó, pinchos de tortilla o ranchos
hipercalóricos.

En las campas, partidos de fútbol, morreos en lo escondido, risas en los
baños, el juego del pañuelo, murales zapatistas colectivos, encuentros y
tragos.

El Alcalde no osa aparecer por allí. Jerónimo Blasco, máxima autoridad
local en este caso, se lleva sonoras pitadas lanzadas, en particular, por
jóvenes organizados pidiendo vivir en Arcosur (¡cómo está el patio!).

La celebración deja a más de una jodidica de frío, pero ahí siguen miles
de personas. Charrando y compartiendo, que es de lo que se trata. A partir
de las tres de la tarde, los participantes empiezan a desalojar. El Parque
se va quedando tranquilo. Casi no se ha ensuciado. En un par de horas,
estará como antes. Vacío. Ningún incidente hoy.

La fiesta, un año más, ha sacado a un montón de gentes a la calle. Pese al
cierzo. Pese a la lluvia. Pese a la desinformación. Pese al PSOE. ¡Hasta
la Zincomarzada 2010!

Niños líderes

"Es que es así, Mari: los críos pegones siempre se ensañan con los más buenicos; y como los buenicos no quieren más que ser aceptados por los líderes, pues aún encima les van detrás".

Esto me decía el domingo una de mis cuñadas, que trabaja con niños, al hilo de un pequeño rifirrafe familiar infantil.

"Los líderes": resulta que a los niños pegones los catalogamos como "líderes".

Obviamente, lo son: los críos les van detrás, en efecto; y ellos, los pegones, son bien conscientes de que con su actitud tienen éxito entre los demás. Lo que me preocupa es que seamos los adultos los que abiertamente les consideremos como tales. A una madre le dice el maestro que su hijo es un líder y se va a casa contenta y orgullosa de su niño; lo más seguro es que, además, le transmita a él ese orgullo. De forma que el chaval encuentra, así, respaldo no sólo entre sus compañeros, sino también entre sus mayores. Y conozco casos cercanos de esto que digo.

Resulta, en resumen, muy poco práctico ser buenecito, aplicado, estudioso, formal y buen compañero. Lo mismo en el colegio, donde los hacen papilla, que en la vida adulta: ¿o acaso valoran las empresas a los empleados que destacan por su trabajo?, ¿o ensalza la sociedad a los individuos que le hacen bien?, ¿o dan importancia los medios de comunicación al quehacer científico, por ejemplo?, ¿o las universidades aúpan a los estudiantes más brillantes?, ¿o los estudiantes más brillantes acceden luego a los mejores puestos de trabajo?

Pues no. Las empresas valoran a los empleados pelotas y que "se saben vender"; la sociedad ensalza a los famosos de medio pelo; en la tele, los más aplaudidos son los que dicen las burradas más gordas; las universidades aúpan a las camarillas de cada profesor; y los estudiantes más brillantes acceden a los puestos de trabajo que les caen en suerte a partir de los 30 tacos, cuando se cansan de cobrar becas ramplonas con unas condiciones laborales de risa.

¿De qué sirve esforzarse, pues? Va a ser que es mejor aprender a ser "un líder"...

Quinito no es pegón, pero es muy grandote. En lugar de tratar de fomentarle el gusto por la lectura, ¿debería mejor apuntarle a un cursillo de pressing-catch?

De Dardo y Oro

Qué buenas sorpresas dan a veces los blogs. Gracias al de mi amigo Sonfór he conocido varios de lo más granado, estupendo et fénstico. Los de Arkab, Helter y Badil son los que más visito. Hopetas, qué nivelazo tienen...

Bueno, pues agarra Badil y me avisa el otro día de que me da dos premios, dos: el premio Dardo y el Blog de Oro. Toma ya.

Helos aquí:

       

Para disfrutallos y poseellos comme il faut, hace falta cumplir una serie de normas, que son sencillas pero que a mí me parecen complicadas:

1- Aceptar, hacer que el Logo sea visible, respetar las reglas.
2- Hacer un link al Blog que te ha premiado.
3- Premiar otros 15 blog y avisarles

Paso a lo de nominar a otros (¡nada menos que quince!), que me hace ilu. Aunque sé que ya los han nominado otros, y por tanto tienen los premios bien y como está mandao, los pongo porque me apetece y porque me gustan mucho. Avisarles, eso ya... bueno, iré viendo.

LaMima
Entrenómadas
Vesania
Pan de Oro
Cambio Radical
Bambino
Juan Gavasa
De profesión incierta
Melendo
Qué pues
La curvatura de la córnea
39escalones
La Sonrisa de María
Tausiet
La Revuelta

Hala, ya está. Oye, qué ilusión me ha hecho. ¡Gracias, Badil!

Hay que atar el burro ande manda el amo, aunque s'ahorque

Una fila de un par de cientos de personas en la acera del Paseo Independencia, a las 9:30 de la mañana. Llevaban carteles protestando por los despidos de Tudor, y muchos de ellos llevaban puestos grandes cartones, como si fueran hombres-anuncio.

Pacíficos, tranquilos, ahí haciendo fila, sin estorbar al tráfico ni a los peatones. Ni siquiera coreaban eslóganes de nada, o sea que no se les podía acusar ni aun de contaminación acústica.

Pues allí estaba la policía nacional pidiéndoles a todos el DNI. Los manifestantes, muertos de risa:

--No me joda que nos va a pedir los datos a todos.

--Pues sí. Venga, el DNI.

--¡Quió, que están pidiendo los datos!

--¡Anda ya, hombre!

Menudo papelón, los policías. ¿Para qué, los datos? ¿Para el fichero "Datos tomados por un poner"?

¿Tienen igual de fichados a los empresarios y ejecutivos que deciden los EREs y mandan a la calle al personal después de haberse forrao como marajases?

¿A que no?

Me recordaba el papelón de este verano en el "Big Jump": toda Europa celebra el segundo domingo de julio una jornada reivindicativa en defensa de la calidad de sus ríos, para recordar a las instituciones europeas su compromiso sobre ese tema para el 2015. El año pasado se adelantó una semana, toda Europa adelantó la convocatoria una semana, para hacerla coincidir con la fecha que convenía en Zaragoza, en relación con la Expo y el FMLA. Bueno, pues a la policía (o al Gobierno civil, supongo) no le "cuacó" la convocatoria y la impidió. Bueno, la impidió porque les dejamos que la impidieran: porque mira tú el papelón que hacían doce o catorce "efectivos" de la poli haciendo muralla (ejem) a la orilla del río, junto al puente de la Almozara, cerca del Café del Mar.

--Pero ¿qué hacen esos tíos ahí? --pregunté al llegar. Y me contestó un señor que había allí, tan boquiabierto como yo:

--¿Tú has oído alguna vez la expresión "Poner puertas al campo"? Pues eso.

Y allí que tenían que aguantar el tipo los tipos, valga la rebundancian, que se lo habían mandao. Y, cómo no, tomar los datos a todo aquel que osara meterse al agua.

--¡Es por seguridad de la Expo, señora! --contestaban de muy mal talante cuando se les preguntaba a qué fin.

No me extrañaba un pelo lo del mal talante. A mí también se me habría puesto muy mal café de que me mandaran hacer según qué tonterías.

Como lo de hoy en Independencia. En fin. A veces, desde luego, no se puede decir que se lucen del todo como servicio público.

[La foto de arriba la he sacado con el móvil y ya disculparéis, que es una pena. Las de abajo son de los chicos de Xúquer Viu.]

Pascua Lama: y ahora, a cargarnos la cordillera andina

Pascua Lama: y ahora, a cargarnos la cordillera andina

Entre Argentina y Chile, los Andes. En las cumbres, los glaciares. Bajo los glaciares, el oro. Detrás del oro, las empresas multinacionales que encarnan el espíritu de Atila, redivivo. Hace tiempo saltó la noticia de que se proyectaba desmontar los glaciares y trasladarlos de sitio para deshacer las montañas y extraer su oro. Se consideró viable y hasta sustentable. Parecía una locura imposible, pero el proyecto está en marcha.

El megaproyecto, publicitado como el mayor yacimiento de la región, cuenta con reservas por 20.000 millones de dólares (dos veces la deuda externa que se pagó al FMI), utilizará 17 camiones con cianuro por mes, usará 370 litros de agua por segundo –en una zona semidesértica–, 200 camiones de explosivos al mes y detonarán 45.000 toneladas de roca por día.

Además de la magnitud del emprendimiento, y las acusaciones de contaminación, Pascua Lama será el primer yacimiento en zona limítrofe –ambos gobiernos crearon, en la década pasada, una ley que permite una zona franca minera–, puntapié para que una decena de empresas exploten montañas a lo largo de los 5000 kilómetros de cordillera.

La información sobre esta barbaridad, cuyas noticias llegan desde hace ya tiempo a través del Movimiento por la Cordillera y el Agua (rara vez la prensa cuenta nada), está completa aquí, o aquí. (De este último enlace está tomada la foto.)

Carnavales con errata

Carnavales con errata

En la tienda de disfraces de mi calle. Es la bolsa que contenía el traje. Lo digo por eso mismo que comentaba LaMima de que en carteles a mano aún tiene un pase...

El Bombero Torero y la dignidad

Hace dos años fui a ARCO, la feria de arte contemporáneo que anualmente se celebra en Madrid y que por cierto acaba de cerrar sus puertas en su edición de 2009. Para entonces ya tenía dos años Ainhoa Yoldi, la hija de LaMima, así que cuando llegué al espacio de la Galería Sandunga y vi los cuadros de la serie "...y fueron felices", del artista malagueño Carlos Aires, los ojos se me quedaron clavados en este cuadro:

"Bullfighter 4", ponía en la cartela. Le acompañaban otras figuras llamativas, como la de una cabaretera ya muy mayor con su maquillaje excesivo y sus enormes plumas, monjas botijudas, un carnicero, un luchador de ésos que llevan careta y otros toreros:

Todas las imágenes de esa serie transmitían una sensación de decadencia, una especie de "quiero y no puedo", agudizada por la solemnidad con la que se presentaban los cuadros, invariablemente retratos de personajes con rostros serios que emergían de un fondo oscuro, perfilados con grandes marcos de madera clásicos y algo barrocos.

Retiré la mirada y pasé adelante con un nosequé de amargura que se me quedó en la boca del estómago. La gran parafernalia de ARCO siguió exhibiéndose ante mis ojos pero yo no podía dejar de pensar en los cuadros de Carlos Aires.

Y en Ainhoa.

Intenté tomar distancia. ¿Qué habría pasado de no darse la circunstancia de que yo conocía y quería a una niña con acondroplasia, a una niña enana? Quizá ni habría reparado en esas imágenes, o no más de medio segundo. ¿Habría sonreído al verlas? ¿Habría hecho algún comentario jocoso? Pudiera ser.

Recuerdo vagamente las apariciones aquellas del integrante alto del Dúo Sacapuntas en el "Un, dos, tres...", acompañado de varios enanos. Eran otros personajes cómicos más, como tantos otros que salían en el programa. Pero recuerdo bien, no vagamente, el jaleo mediático que se montó cuando "alguien" protestó por aquellas apariciones, por considerarlas denigrantes para los enanos, y los comentarios que se vertieron sobre el asunto en los medios de comunicación. Recuerdo sobre todo un argumento: "A ellos los han fastidiado: los han dejado sin trabajo". Y reaccioné como cualquier otra persona desinformada:

--Coño, pues los han jodido. ¡Y todo por el rollo puñetero éste de lo políticamente correcto!

Tuvo que nacer Ainhoa cerca de mí, necesité ponerme en el lugar de su madre y, después, en el de ella, para mirar. No "para mirar desde otro punto de vista", sino simplemente para mirar.

El hecho de que no seamos capaces de ver un problema porque no nos afecta directamente no significa que ese problema no exista. Es una postura comodísima. ¿Qué más nos da que no haya rampas si nosotros, o alguien con quien convivimos, no nos movemos en silla de ruedas?

¿Qué más da que un enano se gane la vida como bombero-torero y, cuando la temporada taurina cesa en invierno, ejerza de stripper en un club para despedidas de soltero? Ni lo pensamos. No nos cae cerca. En fin, se ganan la vida como cualquier otro, y punto.

Se ganan la vida haciendo reír, como los payasos. ¿No son dignos, los payasos? ¿Es malo hacer reír?

No, hacer reír no es malo: todo lo contrario, es una maravilla, una bendición. Pero no seamos hipócritas ni cojamos el rábano por las hojas. Hay risas bordes: son las provocadas no por la gracia que alguien hace o dice, sino por la burla de quien las protagoniza. Es la diferencia --que en principio todos tenemos muy clara, pero en el fondo no tanto-- entre reírse de algo o de alguien. Hay situaciones en las que no sabemos poner el filtro entre una cosa y otra, hasta que por algún motivo tomamos consciencia de ello. Es entonces cuando miramos. Hasta ese momento, sólo pasábamos por allí, inocentemente.

¿Inocentemente?

Cuando yo era pequeña, era normal que la gente se mofara de "los subnormales". Después de mucho trabajo por parte de mucha gente durante muchos años, afortunadamente hoy eso sería impensable. Hace más años aún, los ciegos sólo podían ganarse la vida pidiendo limosna o recitando romances por los pueblos, sujetos al desprecio de los demás, como seres marginales que eran. Estamos hablando no de hace varias centurias, ni del Siglo de Oro y sus comedias, sino de hace pocas décadas. Es reciente su incorporación, aún no total, a la sociedad "normal".

Bueno, ¿y con los enanos, qué pasa?

Pasa que, en este caso, en ciertos aspectos hemos ido para atrás desde el Siglo de Oro. Sólo en ciertos aspectos. Imagino que habría enanos, quizá la mayoría, que fueran vilipendiados; había otros, sin embargo, apreciados en extremo y con gran poder en la Corte. Los retratos de enanos que pintó Velázquez han sido siempre interpretados como una de las señas de identidad del arte barroco, aquella que se fija y recrea en los seres deformes, extraños, frente a la perfección humanista y canónica del Renacimiento. Sin embargo --y esto no es idea mía, sino que está establecida por historiadores de sólido prestigio--, esos retratos velazqueños no respondían al divertimento de alguien que tenía obsesión por los personajes exóticos o raros, como aún leemos en algún manual de historia del arte, sino a encargos de personalidades de mucho prestigio en la Corte española del siglo XVII.

Aquellos enanos no eran simples bufones de la Corte. Eran personas que, por el hecho de convivir con quienes les protegían, podían alcanzar, como cualquier otra persona de mayor talla física que residiera en ese entorno cortesano, la dignidad, poder e influencia que comportaba la cercanía al rey y a su familia. A esos personajes pintó Velázquez y su categoría sigue siendo manifiesta hoy porque la plasmó perfectamente, como correspondía a un grande de la historia de la pintura universal:

Don Sebastián de Morra, llamado después el Enano de Morra, no era un bufón. Miren su retrato.

Y ahora volvamos a las imágenes de Carlos Aires. Él compuso sus cuadros con un deliberado aire velazqueño aunque con un resultado totalmente distinto, pues distinto era su objetivo. Quizá hay en ellos respeto; lo que no hay es aprecio. Sí distancia: clarísima, abismal. Son obras hechas, como sugiere la trayectoria de este artista, para provocar: retratos de outsiders, frikies, personas patéticas con su rotundo aire de dignidad, una dignidad de la que ellos están convencidos mientras que el observador no; que llaman la atención precisamente por ese contraste que el propio retratado no advierte.

Creo que aunque yo no hubiera conocido a Ainhoa habría reparado igualmente en esos cuadros y no habría hecho ningún comentario jocoso ni me habría reído, como no lo hacía nadie de las muchas personas que vi pasar y detenerse durante el rato que me paré frente a ellos. Habría sentido desasosiego. No exactamente lástima, aunque esa sensación seguramente habría rondado por ahí cerca, esquiva o más bien esquivada.

Cuando finalicé la visita a la Feria, entré en la tienda-librería ubicada junto a la salida. Y vi esto:

La imagen más llamativa de la serie de Carlos Aires había sido elegida para ilustrar la portada de un libro sobre "Arte emergente en España". Esa elección confirmaba que, realmente, era la imagen más llamativa. Se escogió, de hecho, para llamar la atención sobre un libro.

La provocación en el arte, incluso cuando conlleva el riesgo de hacer daño, es legítima si tiene un objetivo. Yo en esta serie, ni en la elección de ese cuadro para ilustrar el arte "emergente" (?) en España, no lo encontré y sigo sin averiguarlo. Las declaraciones del propio artista no me ayudan a ello, ni los comentarios de algunos críticos tampoco.

La pelea frente a todo lo que significa ante la sociedad el espectáculo del "bombero-torero" vino, al menos para mí, después: cuando LaMima se involucró en ella para defender la dignidad de su hija. Esa defensa de la dignidad es la que protagoniza, sin dudarlo, el reportaje que el 11 de enero apareció en el periódico El Mundo sobre el tema. Que no nos despisten ni el titular ni la presencia masiva de los retratos: de lo que se habla es de otra cosa, con un tono reposado y cauto que huye, precisamente, de la provocación. Lo que quiere es informar.

Que no nos despisten, tampoco, los comentarios facilones y torpes que la gente desinformada, como yo hasta hace poco, puede dejar en la página abierta de un periódico digital, o ante los micrófonos de una radio o de una cadena de televisión. Algunos son interesados y hasta malévolos, como los de algún programa radiofónico taurino que me niego a enlazar porque no aporta nada al tema, salvo descalificaciones y un repugnante paternalismo. Pero la mayoría de la gente opina sin haberse parado un minuto a pensar. Basta hacer dos o tres preguntas simples para que la contundencia de algunas manifestaciones se modere, e incluso desaparezca:

--¿Le gustaría que un hijo suyo formara parte del espectáculo del bombero-torero?

--¿Verdaderamente cree que las personas que trabajan en ese espectáculo están condenadas al paro si se acaba ese trabajo?

--¿No tienen los enanos posibilidad de ejercer otra profesión, de tener otro empleo?

Hay personas que han dedicado bastante más que un minuto, y que muchos minutos, a abordar este tema y sus consecuencias sobre la generalidad de las personas que tienen acondroplasia. De hecho, han dedicado cuatro años a hacer un informe cuyas conclusiones, muy resumidas para que no dé pereza leerlas, están aquí (pinchar en el enlace del ensayo de Saulo Fernández Arregui, en la parte inferior). A su autor le sobra autoridad para afirmar que este espectáculo cómico no es inocuo, por mucho que se pretenda presentar como un divertimento inocente y entrañable. El bombero-torero perpetúa la imagen del enano como un ser bufonesco y risible que sólo sirve para eso. Para eso, y para aparecer en los cuadros de un artista que busca la imagen de lo decadente como forma de llamar la atención.

Sólo hace falta pensar un poco y mirar, nada más que mirar, para darse cuenta de que esta polémica es inexistente. No se trata más que de una rémora que arrastramos de otros tiempos más brutales en los que el respeto no era lo habitual. Dentro de poco, afortunadamente, recordaremos el bombero-torero con la sensación de irrealidad y lejanía que hoy tenemos al recordar a los ciegos pidiendo limosna por las calles o a las gentes de bien mofándose de un "subnormal". Y será gracias a las gentes de ALPE, a mujeres valientes como LaMima y al aprendizaje del respeto que todos, paulatinamente, vamos adquiriendo gracias a ellas.

 

P.S.: ¿Habéis leído el artículo de Vesania?

El viernes, carnaval alternativo

Convocatorias como ésta ponen de buen humor, aportan optimismo y aire fresco que combate la carcundia.

Yo no podré acudir: lo mío es, ahora, el carnaval infantil que se monta en el cole, en el barrio... con mis peques. Pero espero que lo paséis muy bien allí, que gritéis, saltéis, bailéis y disfrutéis. El carnaval que no pone en solfa a la sociedad y a los poderosos no es un verdadero carnaval, no pasa de ser una simple mascarada.

¡¡VIVA EL CARNAVAL!!

El Carnaval Alternativo 09 se va a celebrar el próximo viernes 20. La cita es el viernes a las 19:30h. en el Paraninfo.

Los colectivos que apoyan y van a participar: Towanda, COA, ASAPA, AV de La Madalena, BarrioVerde, La Revuelta, Aragón no se vende, El Cantero de Torrero...y alguno mas que no está apuntado.
Apoyan: la Asociación de Vecin@s Venecia
Acudirá la new charanga de BarrioVerde
Algunos colectivos quedan por confirmar, como Rasmia/Estrela Negra que acudieron a la primera cita, pero a la segunda no (estarían liadillas, ya suponemos :-) ).

El recorrido está autorizado a través de la Junta de Distrito, se sale del Paraninfo y se acaba en La Madalena.

Lo hemos preparado con poco tiempo y algo de desorganización, por ejemplo: los carteles están en Germinal desde el viernes esperándonos...glups. Mañana sí estarán en La Vía Láctea, así que los cuatro dias que nos quedan a ver si podeis pasar a buscarlos y darles un poco de vidilla por garitos, universidad, barrios.... Pero bueno, pese a todo, el plan es hacer un pasacalles divertido, festivo, reivindicativo...usando las armas que nos deja el Carnaval para enfrentar este mundo que nos ponen gris tirando a negro. Nosotras nos vamos de fiesta y les sacamos las verguenzas. Nuestro lema:

"CONTRA LA CRISIS: EXPO-BOMBA. VIVE LA DESTRUCCIÓN MASIVA"

Aprovecharemos para celebrar el 20 aniversario de la primera presentación de insumisos. Lucha que consiguió al cabo de los años acabar con el Servicio Militar Obligatorio. Llevaremos unos carritos con cervezas y champán, para brindar por los valientes, y todo lo demás sobre la marcha...que todavía quedan cuatro dias... ;-)

Gracias a todos/as, nos vemos con las máscaras!!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

¿Vamos p'atrás?

canciller-escriva

Si alguien le hubiera dicho en su día a Escrivá de Balaguer que un alcalde socialista (aunque sólo fuera sedicente) se iba a empeñar en dedicarle una calle en Zaragoza (bien céntrica, además), al neosanto le habría cabido un pan por la boca.

–¡No jodas! Digooooo… ¡por Dios bendito!

–Ilustrísima, que se lo digo en serio.

–Tú has vuelto a beber. Tira a ponerte el cilicio.

Ay. Qué semana hemos llevao… P’a mí que se nos está empezando a apoderar la carcundia.

_Al margen de la marcianada que supone quitarle a una calle el nombre de un franquista para darle el de otro más gordo, es pasmoso que encima se haga por la vía del artículo 33. Induce a calcular la magnitud del favor que le habrá tenido que hacer el Opus al señor alcalde para que éste arrostre la que, como era de prever, le está cayendo.

SPAIN/

_Clase práctica sobre la función de las leyes en una democracia:

 –¿Para qué sirven las leyes?
–Para aplicárselas a marchamartillo a Pocarropa.
–¿Y al de la corbata y la billetera gorda?
–A ése, no.
–Muy bien, Jaimito: progresas adecuadamente.

Como se está demostrando con el previsible pufo de Gran Scala, las leyes no están para que las cumplamos todos, sino sólo los de a pie. Cuando conviene para un gran negocio, se quitan las que hay y se hacen a medida. ¿Está bien así o quiere usted que le cambie algún otro articulillo? Me digan lo que quieran, pero eso, aparte de una cacicada como la copa de un pino, es la muestra más evidente de que a lo que tenemos le llamarán democracia si quieren, pero democracia no es.

bancospana

_Al mandamás del Banco España no se le ocurre otra solución para la crisis que pedir el despido libre. Yo creo que se confunde este señor: en este país el despido libre está instaurado desde hace años; lo único que falta es que sea gratuito, que es de lo que supongo que se trata.

_Uno revisa la prensa de los años 70 y 80 y advierte, con pasmo, que era bastante más cañera que la actual. Hoy no te puedes salir de la tría o te estigmatizan pa los restos. Nuestros intelectuales también lo eran. Más cañeros, digo. Se mojaban. Ahora sólo les da por escribir del Real Zaragoza. Claro que no me extraña: hoy, el ejercicio de la libertad de expresión es garantía de que, como le decían el otro día a mi amiga Nómada, luego no te van a dar, precisamente, premios. Así que una se pregunta si a lo que tenemos se le puede llamar, verdaderamente, libertad de expresión.

montessori-salamanca

_Varias decenas de colegios concertados (lo que significa que están financiados por el Estado, o sea, por el dinerico de todos) vuelven a separar las aulas por sexos. Los niños con los niños, las niñas con las niñas. Que se atiende con eso a criterios pedagógicos, le oí yo decir por la tele el otro día al director de uno de estos centros, sin despeinarse. Bueno. A este señor, desde luego, no le aprovechó el catecismo, que se olvida de que mentir está muy feo y de que lo prohibe uno de los Diez Mandamientos.

–Nada, me pongo luego un ratico el cilicio y ya está.

kindle-libro-electronico

_Leer en voz alta es delito. Bueno, sólo si no pagas para que te den el derecho a hacerlo, claro. Menos mal que, según un abogado especializado en derechos de autor (¿¿¿de queeeeeé???), “tenemos derecho a leer en voz alta siempre y cuando nos encontremos en un ambiente privado y personal”. ¿Pero es que nos estamos volviendo locos¿ ¿O es que somos tontos?

Uuuuuffff. Madre, qué semanaaaaaa…

Actualización: Miren ustedes la publi que sale en la cabecera de este blog, qué bien traída:

El Ratoncito Pérez se está poniendo las botas

El Ratoncito Pérez se está poniendo las botas

¡¡CUÑAOOOOO!!

Astún, la hora de los ciudadanos

Astún, la hora de los ciudadanos

José Luis Benito Alonso, biólogo del Instituto Pirenaico de Ecología en Jaca, remite el siguiente escrito. Les recomiendo su lectura atenta:

El ayuntamiento de Jaca, el Gobierno de Aragón y la empresa que gestiona la estación de Astún (EIVASA), pretenden multiplicar por cuatro la superficie construida en el valle mediante la recalificación del monte público, con la excusa de la modernización de la estación de esquí. Para ello van a enterrar 800 metros del río Aragón sobre el que construirán un nuevo aparcamiento. Los nuevos edificios se levantarían sobre el actual aparcamiento y en la ladera del monte de la Raca.

Resulta paradójico e incongruente que las administraciones sigan apostando por el mismo modelo desarrollista que nos ha llevado a la crisis, basado en el ladrillo y la marbellización de la montaña. Además, aumentar la urbanización en Astún perjudica a los hosteleros y comerciantes del valle y de la propia ciudad de Jaca, justo lo contrario de lo que están predicando nuestros políticos.

Recordemos que el 20 de septiembre de 2006 todos los partidos del ayuntamiento de Jaca, PSOE, PP, CHA y PAR, aprobaron el Plan de Acción Local de la Agenda 21 por para el desarrollo sostenible del municipio en el que, sobre Astún, se propone lo siguiente:

--Prohibición de la construcción de más edificios. Declaración de toda la superficie como no urbanizable.
--Prohibición expresa de movimientos de tierras.
--Declaración de zona de especial protección paisajística a todas las superficies con vegetación natural aún conservada.

Pues bien, ahora el equipo de gobierno (PSOE-PAR), más el PP, se desdicen del acuerdo y proponen todo lo contrario. Nos están tomando el pelo y nos engañaron cuando firmaron este documento.

Por otra parte, la nueva urbanización de Astún destruirá una de las señas de identidad, no sólo de la comarca, sino de nuestra comunidad autónoma, la cabecera del río que nos da nombre. A nadie en su sano juicio se le ocurriría hormigonar San Juan de la Peña o "El Pilar", y sin embargo quieren destruir nuestras raíces.

Es hora de que los ciudadanos tomemos la palabra y opinemos. Si estás en contra de la urbanización de Astún y del modelo de desarrollo basado en el ladrillo, alega contra el proyecto enviando un escrito al ayuntamiento de Jaca, antes del 1 de marzo.

Tienes un modelo de alegaciones en www.astun-alegacion.blogspot.com

[La foto está tomada de aquí.]

Los buenos republicanos de Mas de las Matas

Los buenos republicanos de Mas de las Matas

Desde Cazarabet, en el Mas de las Matas, y su "Sueño Igualitario", envían esta preciosa historia (y la foto):

Un buen republicano que ahora tendría cerca de cien años, nos relató hace un tiempo que recordaba y le contaron que tal día como hoy, 11 de febrero, cuando era un niño, los republicanos de Mas de las Matas celebraban el aniversario de la proclamación de la Primera República, otro 11 de febrero del año 1873. Y así lo hicieron hasta 1931.
 
Los socios del Centro Republicano solicitaban cada año al gobernador civil de Teruel permiso para poder colocar ese día la bandera tricolor en la fachada de su sede. Y cada año el gobernador lo concedía. Era el Centro más antiguo de la provincia y nunca cerró sus puertas, ni siquiera durante la dictadura de Primo de Rivera.
 
Ahora fijaros en la foto.
 
Haced un esfuerzo y, tal como sucede en los efectos especiales de la película "Titanic", intentad que en vuestra mente se forme por un momento la imagen que debió tener el Centro a comienzos del pasado siglo. Se os aparecerá la planta baja ocupada por todo un salón con grandes ventanas hacia la calle.
 
Veréis que el salón está presidido por dos cuadros con los retratos de Joaquín Costa y Francisco Ferrer y Guardia. En una esquina del salón, el tío Jacinto (Jacinto Moliner), uno de los fundadores del Centro, declama en voz alta los artículos de la prensa progresista de la época, "El Sol" y "La Libertad", ante una audiencia que toma café y atiende expectante. Otros socios leen en la biblioteca. Algunos niños están en la clase que imparte el maestro racionalista y unos jóvenes preparan la representación de una obra de teatro tal vez de Alejandro Casona.
 
Pero tal día como hoy, 11 de febrero, podemos ver que ocurre algo especial en el salón. Los socios han organizado un baile y una merienda, y en la vieja pianola suenan los alegres acordes de "La Marsellesa" que suscitan la emoción entre los asistentes y alimentan su compartida esperanza en que algún día volverá una República igualitaria.
 
Hoy, 11 de febrero de 2009, queremos recuperar la memoria y recordar de esta manera a aquellos buenos republicanos de Mas de las Matas que soñaron con un mundo mejor y más justo para todos.

Felicidades al Mas, y un abrazo a Javier Díaz, que supongo que habrá sido quien ha escrito esta historia.

¿Quién defiende a los de Jánovas?

"Qué poco dura la alegría en casa del pobre", decía a veces mi madre. Me he acordado hoy de eso cuando he leído la noticia en el Heraldo de Aragón:

Los vecinos de Jánovas deberán pagar hasta 34 veces más de lo recibido por sus casas y campos

En el fondo, a nadie le ha cogido esto verdaderamente por sorpresa. Menos que a nadie, a los antiguos vecinos de Jánovas. Porque a los que no hemos vivido las injusticias que ellos han tenido que padecer durante tantos años (palmarias, brutales, continuas, silenciadas por los medios, amparadas por los poderes públicos), quizá nos pueden engatusar con palabras; pero a ellos, no.

No me sorprende que Endesa se mantenga en su empeño de hacer negocio pasando por alto toda esa gran injusticia que ha sido y sigue siendo la historia del pantano de Jánovas. Pero confieso que me han dejado boquiabierta las declaraciones de su portavoz al Heraldo, aludiendo a "la legalidad", al "precio legal", o a que no considera adecuado "saltarnos la ley", en referencia a lo que marca la Ley de Expropiación Forzosa para el supuesto de las reversiones de propiedades cuando no se hace una obra.

Estoy absolutamente a bolos. Dan ganas de soltar una retahíla de improperios (cosa que, desde luego, supongo que es lo que habrán hecho todos los aragoneses de bien cuando hayan leído la noticia), pero no procede. Para qué. Es mejor contestar con argumentos, que de eso vamos sobrados. Igual que de razón. Que esto último sea importante o no para quienes tienen el poder de decidir... es otro cantar.

Vamos, pues, con los argumentos:

1. La Ley de Expropiación forzosa establece en su artículo 54 que el derecho de reversión existe cuando transcurren CINCO AÑOS, CINCO, desde que se expropia un bien y no se inicia la ejecución de la obra.

Los antiguos vecinos de Jánovas han solicitado la reversión en múltiples ocasiones desde principios de los años ochenta, como mínimo, y jamás se les ha reconocido el derecho a que les fueran devueltas sus propiedades. Despreciando lo que decía la ley, tanto la Administración hidráulica como los Tribunales contestaron una y otra vez que, en fin, la obra no se había hecho pero se iba a hacer, y por tanto era absurdo devolver esas propiedades para tener que expropiarlas acto seguido. ¿Quién se "saltó la ley" aquí?

La concesión de caudales del río Ara se otorgó a una empresa a comienzos del siglo XX con la indicación clarísima de que, si en un plazo de cuatro años no se habían iniciado las obras, esa concesión caducaría. Las obras, a la vista está después de casi cien años, no se hicieron nunca. Pero no importó. Es más, la misma historia se ha repetido desde entonces decenas de veces: las empresas concesionarias se han saltado una y otra vez los plazos que les marcaba la ley... y nunca ha pasado nada. Cuando, el año pasado, se declaró finalmente caducada esa concesión de aguas del río, se estableció no obstante que a la empresa que mantenía los derechos (después de varios cambios de titular, hoy es Endesa) había que darle una indemnización. ¿Qué ha pasado, nuevamente, a lo largo de tantos años, con el respeto a la ley? Parece que se la "saltó" más de uno, ¿no?

Además, las indemnizaciones se establecen con celeridad cuando se trata de indemnizar al poderoso. Pero de indemnizar a las víctimas... eso ni se mienta.

Si alguien hubiera mantenido en todos estos años ese respeto a la ley que el portavoz de Endesa exige hoy, el valle del Ara sería una tierra próspera y feliz, los pueblos de Jánovas, Lavelilla y Lacort estarían vivos y sus vecinos no habrían tenido que salir de sus casas a golpe de dinamita o atemorizados por la guardia civil. Con el dinero de la indemnización en el bolsillo, sí, pero un dinero que se vieron obligados a aceptar, y en todo caso tramposo y miserable, escaso e injusto.

2. El artículo 55 de esa misma ley fija que los bienes se revertirán a cambio de la devolución de la indemnización que en su día se pagó, actualizada según el IPC. Sí. Pero acto seguido se dice que si esas propiedades hubieran sufrido un menoscabo en su valor, tendrá que revisarse esa situación y valorarse adecuadamente. Hoy aquellos pueblos son una pura ruina. ¿No es eso un menoscabo de su valor? ¿Cabe tener en consideración que esa ruina no la ha provocado sólo el tiempo, sino que en muchos casos es producto de la propia actividad de Iberduero, que destrozó todo lo que pudo (casas, campos, acequias, riegos, árboles, tendidos eléctricos, suministros de agua, caminos) deliberadamente?

3. El portavoz de Endesa se muestra muy preocupado por la especulación. Ay, la especulación. Está tan feo, eso de especular... Así que alude a que se debe cobrar un dineral a los antiguos propietarios para evitar que, acto seguido, éstos se vuelvan a vender sus propiedades y el dineral se lo ganen ellos. ¿Dónde se ha visto, hombre? El dineral se lo tiene que ganar el que se lo tiene que ganar, esto es, el que ya lo tiene.

A mí no me gustaría, como a mucha otra gente, que el valle del Ara se convirtiera ahora en otro Biescas. Pero si es eso lo que deciden sus propietarios, ¿quién tiene derecho a decirles que no lo hagan? ¿Les pedimos cuentas a los de Biescas? ¿O a los del propio Fiscal? Los de Fiscal son perfectamente libres de vender sus casas y sus tierras a quienes quieran, si quieren, por el mejor precio que puedan conseguir. ¿Alguien les está diciendo algo? Y lo mismo que digo Fiscal, digo cualquier otro pueblo del Pirineo, o cualquier piso de La Almozara en Zaragoza con la movida de la Expo, por poner otro ejemplo.

¿Sale alguien de Endesa en esos casos diciendo que se debe evitar a toda costa la especulación, que estamos destrozando nuestras montañas, que destrozamos el meandro y las huertas del Ebro? ¿No es, cuando menos, sorprendente que sólo exista esa preocupación y esos desvelos virginales en el caso de Jánovas?

Es bueno, el reportaje que hace el Heraldo: es evidente la reacción que provoca. Sólo le pondría dos "peros": la cronología que incluye en la página 4 tendría que haber seleccionado los episodios más sangrantes de los múltiples retrasos, cambios de proyecto, incumplimientos de plazos e ilegalidades en los que ha incurrido este proyecto del nunca construido pantano de Jánovas, para que hubiera quedado patente la magnitud de la injusticia cometida, en un simple ramillete de fechas. El otro "pero" es el artículo de Ignacio Celaya.

Le tengo aprecio, a Nacho Celaya, y creo que él lo sabe, así que confío en que entenderá bien lo que digo. Él fue protagonista del primer intento de la Iniciativa Social de Mediación, y curró bien y de lo lindo. Creo que fue una hermosa iniciativa tristemente frustrada cuando estaba a punto de publicar sus logros.

Pero no todo es negociable. Si a mí me matan un hijo, yo no puedo negociar con el asesino. Hay cosas que no se solucionan por la vía de la negociación ni de la intermediación para acercar posturas, sino por la vía de la justicia. Y Jánovas es uno de esos casos.

Jánovas no está teniendo una "segunda oportunidad", como ha titulado él los dos artículos que ha publicado sobre el tema de la reversión en el Heraldo, uno en julio y otro hoy: Jánovas está teniendo ahora la única ocasión de que se repare la injusticia absoluta que se cometió con sus vecinos, como con los de Lavelilla y los de Lacort, y con todos los pequeños pueblos del valle de Solana. Habría sido de agradecer un artículo más militante, más comprometido con las víctimas. Quizá no puede hacerlo él, que ahora ostenta un cargo de importancia en la DGA. Pero entonces, ¿quién sale en defensa de los de Jánovas? ¿Hay algún partido político por ahí, de esos (todos) que tanto se alegran cuando hay buenas noticias para Jánovas, que ahora rompa una lanza en su favor?

Me ha llenado de tristeza la referencia final, en el artículo de Celaya, a que "cada cual deberá dejarse pelos en la gatera". Porque estoy segura de que Endesa no se va a dejar ni un solo pelo en la gatera. Para ellos es una cuestión de beneficios, beneficios, beneficios, beneficios y más beneficios. Una gran empresa no entiende de otra cosa, por mucho que su publicidad nos intente convencer de que se preocupa por los hijos de nuestros hijos. Sé, sin embargo, que los antiguos vecinos de Jánovas se han dejado ya en la gatera por la que les obligaron a pasar hace más de cuarenta años no sólo los pelos, sino sus derechos y sus perspectivas de futuro. ¿Aún se tienen que dejar algo más?

Os advierto de que no están dispuestos. Jánovas no rebla.

Una última cosa: el plan de desarrollo sostenible que está elaborando o ha elaborado ya ECODES con el Ayuntamiento de Fiscal, en el que por cierto no han participado los antiguos vecinos de Jánovas (creo que tal vez la Dirección General de Participación Ciudadana podría intervenir para eso ahí), cuenta, según se deduce de lo publicado hoy por Heraldo, con el apoyo de Endesa. Sería un apoyo muy loable si la empresa no tuviera parte en ello, pero la tiene: se haga como se haga la reversión, una parte de las tierras y propiedades quedará definitivamente para Endesa, pues habrá gente que no acuda a la reversión (sobre todo, si la ponen a esos precios), y familias ilocalizables o extinguidas que ya no podrán reclamar sus derechos. Desde esa perspectiva, cobra un sentido claro la afirmación del portavoz de Endesa sobre que "tiene que haber un compromiso muy fuerte de las instituciones, tanto del Gobierno español como del aragonés, para compensar al territorio". Toda infraestructura que se haga, a la empresa le vendrá bien; no tendrán inconveniente en hacer el tendido para el suministro eléctrico, por ejemplo.

David está siempre en riesgo de sucumbir ante Goliath. Por eso debe tener la honda permanentemente preparada.

[Las fotos son, por supuesto, del impresionante José Antonio Melendo, y están tomadas de aquí.]

Para que funcione bien una voz sintetizada...

...hay que escribir bien el texto que le pides que reproduzca.

Me subo al 23 en el Paseo Independencia. El bus arranca y, nada más pasar la Plaza de España, se oye de pronto una voz metálica, de maquineta, como de robot malvado de dibujos animados:

"Pro-xi-ma pa-ra-da, Co-so cin-co".

Lo dice dos o tres veces, luego lo repite en inglés y francés.

"¡Anda!", me digo: "Como en el metro de Barcelona y Madrid, o en el de Munich". (Son los únicos metros que conozco: que no estoy muy viajada, yo.) Hay una diferencia con éstos, y es que allí la voz es humana. Bueno. Hasta ahí, bien.

Pero arrancamos de Coso, 5 y se vuelve a oír la voz:

"Pro-xi-ma pa-ra-da, Ce Au-gus-to, o-chen-ta".

¿"Ce Augustoooo"?

Sí, sí, que lo dice varias veces. Es más, hasta lo repite en inglés y francés. "Si ogust, eiti", suena aproximadamente en inglés.

La parada siguiente es "Ce Au-gus-to, mu-ra-llas". Y la siguiente resulta ser "Av Pi-ri-ne-os, Ma-ca-naz". En inglés y francés queda chachi, asimismo. Puedo dar fe.

¿Hace alguien el favor de escribir como está mandao el nombre de las calles para que la maquineta lea algo inteligible? ¡Madreeeeee!

 

La paciencia de los bancos

Es un artículo de Luis del Val en El Periódico de Aragón.

Políticos y banqueros pueden hacer lo que quieran porque han comprobado por activa y por pasiva que aguantamos todo.

Los que tenemos paciencia --excesiva-- somos nosotros, los ciudadanicos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El Bronx, las galletas y los tiempos

"El Bronx" en mi pueblo es la calle de los bares de marcha. O al menos lo era, verdaderamente, cuando yo moceaba. Es una calle un poco apartada, que baja hacia la carretera desde una placeta que llamamos "del Brasil", porque de siempre el único bar que había habido allí era el Bar Brasil. Que era un bar de los de toda la vida, de tomarte un vino o unas olivas o una anchoa y sacarte (básicamente, los abuelos) la silla a la puerta para sentarte en ella al revés, cruzando los brazos sobre el respaldo.

Tendría yo unos quince años cuando abrieron en esa calle, que por entonces todavía se llamaba "Ruiz de Alda", el primer pub: el Pika’s. Era muy moderno, muy ochentero, todo en blanco y negro, con módulos de espejo, una barra larga, pufs para sentarte y la música, moderna también, puesta a toda castaña. Molaba. Como quedaba muy a desmano del resto de los bares (salvo del Brasil), la gente decía: "Pero dónde va este mozo a abrir allí un paf, casi en Barrio Fuera, si no va a ir ni dios".

Huy, ni dios: todo cristo. Todo cristo joven, se entiende. Cambiamos rápidamente el Hans, que era el garito donde se juntaba la chiquillería moceta, por aquel otro. De modo que, acto seguido, fueron abriendo más bares en la calle. El siguiente fue el Parrot’s. (Ay, el Parrot’s... Nuestro cuartel general durante años y años.) Luego vinieron el 21, el Krass, el Music... Una puerta sin otra, un bar. El Bronx.

Entre semana, íbamos casi todos los días. Nosotros, en concreto, ya lo he dicho, al Parrot’s. No hacía falta quedar: bajabas y siempre había alguien, o no tardaban en acudir. Café o caña, tabaco, charlas, risas, confidencias, chispa, proyectos, bromas, buena música... Si no había gente de tu cuadrilla daba igual: te juntabas con los afines. Y lo bueno de un pueblo es que la afinidad se puede dar con gente de diversa condición, ideas o edad: yo tenía amigos de 15 a 60 años, aprox. De derechas y de izquierdas, ricos y pobres, pijos y hippies. Para que luego digan que en un pueblo hay menos oportunidades de tratar con gente. (De hecho, era una de las cosas que yo llevaba mal cuando me vine a estudiar a Zaragoza: primero, que había que quedar previamente: sitio, día y hora, lo que reducía bastante la espontaneidad y la sorpresa; luego, que casi no había más opción que quedar con los de la Facultad, esto es, los de tu edad, tu clase, tu pequeño grupo de conocidos. Mal, lo llevaba mal. Me parecía un poco pobre.)

En el Bronx, el fin de semana era la juerga loca. Tampoco hacía falta quedar, obviamente. De nuevo, bajabas y ya está. Los bares estaban de bote en bote, y básicamente eso era lo que hacías dentro: pegar botes, trump, trump, y cantar a voz en cuello. Beber y fumar como posesos y, para hablar, a la calle. Si cogías un capazo (trad.: te quedabas hablando un rato largo con alguien) y perdías a la cuadrilla, daba igual: te los encontrabas al rato. Y si no, también daba igual.

Madreeeee, qué juergaaaaas, qué historiaaaaas... (Aquí, el puntito abuela Cebolleta.)

Fueron los tiempos gloriosos de mi peña, La Choldra, una peña atípica que reunía a gente muy variopinta, toda ella genial, y que en principio, como curiosidad, estaba integrada por una mayoría de chicos y muy pocas chicas, aunque luego, conforme el personal se fue echando novia, la cosa se igualó bastante.

Hace siglos que no bajo por el Bronx. Las últimas y extraordinarias veces, en un par de ocasiones muy señaladas, pude comprobar que las cosas han cambiado bastante. Claro. Para empezar, tengo más de 40 tacos. Pero no sólo he cambiado yo: el Bronx es otra cosa. Ahora, el bar de moda que siempre está hasta la bandera, pásmate, es el Brasil, único sitio donde puedes oír una música decente y no variaciones indistinguibles sobre "la jota del oso" (o sea: pumba, pumba, pumba). Para seguir, porque no sale ni una cuarta parte de la gente, que se queda en casa o bien en peñas alicatadas hasta el techo, con vitrocerámica, aire acondicionado y un arcón de esos que tan bien describe mi amigo Sonfór. Para acabar, es que entre semana aquello ya ni abre.

Han cerrado del todo algunos bares; uno de ellos, el Krass, de manera antológica: organizaron un fiestón de despedida donde invitaron a beber a los parroquianos, y los parroquianos llevaron también, a su vez, cosas para invitar; a uno de ellos, un pepo, se le ocurrió llevar para picar unas galletas hechas con maría... y la gente se cogió unos colocones de la hostia. Aunque lo bueno fue que, al día siguiente, al matrimonio mayor que se ocupaba de limpiar el bar les dio por zamparse aquellas galleticas tan ricas que habían sobrado y que se habían quedado en la barra, se pusieron de galletas hasta las cejas... y acabaron, claro, en Urgencias. Pagaría por saber cómo hostias les explicaron lo sucedido a los médicos.

Cuando me lo contaban, me acordaba del chiste: "Abuela, ¿has visto unas pastillas que había en mi mesilla?" "Jojojo... ¿Y tú, has visto los dinosaurios que hay por el pasilloooooo?".

Ay... El Bronx está en franca decadencia. Supongo que, ahora, un veinteañero me diría: y una mierda. Pero no. No soy sólo yo, no soy sólo yo. No es sólo que yo tenga ahora más años, ni se trata únicamente del consabido puntito Abuela Cebolleta. Aquellos fueron otros tiempos: otras inquietudes, un clarísimo ramalazo surrealista, abierto a todo, mucho más abierto que ahora.

En el ambiente de la calle y de los bares, como en muchas otras cosas (el instituto, la política, la vida ciudadana, las aspiraciones), creo que tuvimos la suerte de vivir una época excepcional. Coincidió en nosotros la apertura a la vida con la apertura que, en el país, se vivía tras la dictadura. Se mascaba otra cosa, que era sobre todo ilusionante. Ya sé que todo es cíclico, sí. Pero ahora todo es mucho más muermo. Y creo que va siendo hora de salir del valle.

Enhorabuena... ¡por fin!

Un abrazo inmenso a toda la gente de Jánovas:

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres