Blogia
inde-docs

Niños líderes

"Es que es así, Mari: los críos pegones siempre se ensañan con los más buenicos; y como los buenicos no quieren más que ser aceptados por los líderes, pues aún encima les van detrás".

Esto me decía el domingo una de mis cuñadas, que trabaja con niños, al hilo de un pequeño rifirrafe familiar infantil.

"Los líderes": resulta que a los niños pegones los catalogamos como "líderes".

Obviamente, lo son: los críos les van detrás, en efecto; y ellos, los pegones, son bien conscientes de que con su actitud tienen éxito entre los demás. Lo que me preocupa es que seamos los adultos los que abiertamente les consideremos como tales. A una madre le dice el maestro que su hijo es un líder y se va a casa contenta y orgullosa de su niño; lo más seguro es que, además, le transmita a él ese orgullo. De forma que el chaval encuentra, así, respaldo no sólo entre sus compañeros, sino también entre sus mayores. Y conozco casos cercanos de esto que digo.

Resulta, en resumen, muy poco práctico ser buenecito, aplicado, estudioso, formal y buen compañero. Lo mismo en el colegio, donde los hacen papilla, que en la vida adulta: ¿o acaso valoran las empresas a los empleados que destacan por su trabajo?, ¿o ensalza la sociedad a los individuos que le hacen bien?, ¿o dan importancia los medios de comunicación al quehacer científico, por ejemplo?, ¿o las universidades aúpan a los estudiantes más brillantes?, ¿o los estudiantes más brillantes acceden luego a los mejores puestos de trabajo?

Pues no. Las empresas valoran a los empleados pelotas y que "se saben vender"; la sociedad ensalza a los famosos de medio pelo; en la tele, los más aplaudidos son los que dicen las burradas más gordas; las universidades aúpan a las camarillas de cada profesor; y los estudiantes más brillantes acceden a los puestos de trabajo que les caen en suerte a partir de los 30 tacos, cuando se cansan de cobrar becas ramplonas con unas condiciones laborales de risa.

¿De qué sirve esforzarse, pues? Va a ser que es mejor aprender a ser "un líder"...

Quinito no es pegón, pero es muy grandote. En lugar de tratar de fomentarle el gusto por la lectura, ¿debería mejor apuntarle a un cursillo de pressing-catch?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

K114 -

dial; SIMBAR=0; GTB5; snprtz

Javier López Clemente -

La devaluación de la EDUCACIÓN será nuestra herencia generacional. Con tanta pedagogía moderna va a resultar que el sentido común de nuestros papas era mucho más adecuado. Pegar nunca puede ser justificado, nunca señores.

Salu2 Córneos.

Vesania.- -

está claro!!!, y a karate, y todo lo que sea dar ostias... luego le dices que a veces mejor que no... pero que tenga la teoría por si acaso... :-)))

Entrenomadas -

Hay un vídeo de los "Monty Phyton" buenísimo al respecto.

A ver si me acuerdo del título en youtube y te lo paso.

Kisses,

M
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

laMima -

Es jodío pero tiene razón tu cuñada..hacemos líderes a los cabronuzos (a cualquier edad, no creas) y perdón por el palabro.
No sé que demonios vemos en la gente grande, dominante, abusica y por que narices hemos decidido que el que calla es bobo.
Que no me lo puedo explicar hija.
Eso sí, yo no entro al trapo, ni hablar, que al final salen las cosas.
¡¡¡¡El presincach ese ni en cromos!!!

elToño -

Tanto filosofar se me había olvidado Mari, Quinito es un cielo. Que siga jugando al futbolín no me lo apuntes a lucha libre

elToño -

La violencia es la madre de la ciencia.
Los cohetes se inventaron para matar gente no para subir satelites, internet se inventó para matar gente no para que las personas intercambien ideas .... y así me estaría dos dias poniendo ejemplos.
¿ es que los humanos no pensamos más que en matarnos ? rotundamente NO, pero si quieres obtener fondos para un proyecto de investigación orientalo hacia fines violentos y los obtendrás.

Harry Sonfór -

Los monos, estudiando el comportamiento de los monos, con los alfa mandando y los beta alrededor haciendo los posibles para convertirse en alfas, se aprende lo más esencial del comportamiento humano. Se sabe más de los humanos mirando monos que leyendo la antología completa de la filosofía griega. ¡Vivan los monos!
Y sobre el comportamiento en cortejo, relumbrón y apareo, el estudio de las aves también es muy útil para conocer al humano. ¿Sabe usted que si pone un gorrico raro a ciertos pájaros se convierten en los líderes del pajareo y ligan en un no parar y que en cuanto le quita el gorrico se convierte de nuevo en un pollo más? Un gorrico cualquiera, de papel de colores, no hace falta que le ponga un gorro tipo el guitarra de Amaral. Un gorro cualquiera y se convierte en el amo de la pista. Ahí es ná.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres