Blogia
inde-docs

Garrulismo digital

Tengo un amigo que dice que de brecha, nada: que lo que hay es "garrulismo digital".

A mí, que soy de pueblo, me hace gracia porque me he pasado toooooda la vida oyendo toooooda la extensa gama de tópicos que se explayan sobre lo brutos que somos los de pueblo; y porque llevo más de veinte años respondiendo, en esas divertidas y abundantes ocasiones, que los mayores palurdos que he conocido jamás me los encontré en mis años de Universidad: son aquellos que, habiendo tenido oportunidad de acceder a la cultura (sea ésta del tipo que se quiera que sea), y pasta, y estudios superiores, y todo, mostraban una inaudita cerrazón de mollera. Qué licenciaturas, ni qué doctorados, ni qué cum laudes: te ponías a hablar con ellos y no sabían salir de su estrechísimo mundo. Ni querían, ni les interesaba. He ahí la esencia del paleto.

Con el asunto informático, y de las güeb, y todo este rollo, pasa lo mismo; y es por ahí por donde va mi amigo. Porque una cosa son las dificultades que se tienen en muchos puntos del país para tener un acceso decente a la red, y otra el garrulismo digital, que ése va y lo sufre gente del más alto nivel.

Viene esto a colación por el artículo de Javier Marías del domingo en El País Semanal (enlace al artículo, y a los comentarios que se han hecho en otras páginas, en Zaragózame). El hecho de que una persona tan cultivada abomine de "los ordenadores", y que en una ocasión en la que no le queda más remedio que escribir en uno, aproveche para darse un paseo por la red y luego escriba un artículo diciendo lo horrible que es todo, me parece cosa de cazurros, dicho sea sin ánimo de ofender.

Revela el típico rechazo a priori de lo que no se conoce, o sea, falta de curiosidad y de apertura, de ganas de saber.

Como dice mi santo, que en su trabajo se pasa la vida entre libros pero que sabe de informática más que todos ustedes juntos, porque además de que se dedicó a ello muchos años es un tío inteligente, abierto y curioso, es como si alguien alardeara de que ni sabe nada de ciencias ni le interesa porque hay que ver las cosas tan raras y salvajes que hacen los científicos. O de literatura, porque mire usté si hay cantidad de libros malos editados por ahí; o de periodismo, que se pierde uno entre la cantidad de bazofia que se publica.

Pues esto, ¿no es lo mismo? Hala si hay tontadas en la web. Coño, pues busca y elige. Aprende a seleccionar, que esto es una herramienta, hombre. Una valiosísima, excelente, magnífica herramienta. Hace falta ser bruto para no verlo.

Hace unos meses, en una tertulia radiofónica se comentó que en el mundo había unos once millones de blogs. Y uno de los tertulianos, que en su mayoría eran periodistas, saltó: "¡Dios mío, qué horror! ¡Once millones de personas que nos pretenden contar sus aburridas y tristes vidas!".

Anda, que se puede ser obtuso (...o tener metido hasta el tuétano el corporativismo de la profesión, que me parece que de eso también hay algo).

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

Lector Iracundo -

Otra vez Marías cabreado después de leerse La Fiera Literaria...

Javier López Clemente -

Me reconozco seguidor de Marías y ya he leído varios en los que cuenta algunas peculiaridadades sobres sus costumbres, manías y preferencias.
La útltima fue con su máquina de escribir.
A mi me cuesta pensar que este escritor no navega por Internet, aunque sólo sea para abrir los correos que le enviarán desde la Real Academia, y las notificaciones de su editor, jajajajaaj, y algún paseillo porno.

Desde luego no lo sé, pero me gusta pensar que nos ha metido el dedo en el ojo a los blogeros para crear ambiente, jejeejejejeje.
Ya verán ya, las cartas que se publicarán de réplica en ese suplemento.
Y claro, es tan tonto esa generalización que hace de los blogs... que me temo que él tiene uno con pseudónimo, tal vez sea nuestro querido Harry Sonfór al que no conocía y me voy ahora mismo a visitar.

Salu2 Córneos.

Inde -

Gracias, Mamen. No me he dado una vuelta por la página de Marías (a quien también admiro como escritor; por eso me ha dado rabia llevarme este chasco), pero se me ocurre que igual lo que le pasó es que los comentarios que se dejan en su página, o en las de otros escritores famosos (supongo que por allí sería por donde se paseó) no serían especialmente agradables... Quizá es que son más cálidos estos bloguicos nuestros, más domésticos o hechos entre amigos, que esos otros superfamosos, de superabundantes comentarios, donde tal vez entra gente con inquinas raras... Pudo ser eso, tal vez.

De todos modos, gracias por tus palabras y tu buen rollo. Tener un blog abierto tiene estas alegrías, las de hacer amigos y recibir cariños, precisamente. Un beso.

mamen -

Casi siempre me gusta como escribe Javier Marías, y me he quedado sorprendida por lo que dice de Internet y sobre todo por su ataque generalizado a los blogs, que para mí y desde la primera vez que contacté con Inde supuso un gran descubrimiento en todos los sentidos: "Conocer" a gente muy diversa, saber cómo piensa ante determinados temas, compartir sus alegrías y sus penas... Muchas veces voy "de oca a oca", de blog a blog cuando un comentario, un poema, un nuevo libro, un acontecimiento o una reivindicación me invitan a leer sus aportaciones.
También creo que no ha tenido suerte (¿¿¿) con los blogs que ha ido encontrando... No he visto -y leido- esa "región ocultamente furibunda" de la que habla el sr. Marías. Yo tengo que dar las gracias a tantos "que se esconden detrás de un nick" y que comparten lo mucho que saben de arte, de música, de sentimientos. Y no qiero dar nombres, porque son muchos, y seguro seguro, que éstos nuestros escriben y se expresan mejor que los ingleses, faltará más.
Un saludo cariñoso, blogueros todos.

Inde -

Mamen... es verdad que es una penita. Los gustos de cada cual son muy respetables. Pero de ahí a alardear de que pasas de aprender... hija, no sé.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Mamen -

En "la falta de curiosidad, de apertura, de ganas de saber", creo que has dado en el clavo. ¡Con lo que yo aprendo a través de los blogs, de las personas que hay detrás de cada página, día a día, haciéndonos todos un poquico más cercanos, compartiendo al fin y al cabo ¿no?
Y aunque no te guste el mundo de los blogs, no pasa nada, se puede comprender y respetar, pero de ahí a presumir de ser un analfabeto digital, pues no, no dice mucho de él.
Lo malo es que hay muchas personas que piensan igual que él, en la escuela también...penita.
Un abrazo

Harry Sonfór -

Pues mire, laMima, que va a ser por lo mismo que dice su madre, que Marías tiene unos dedos gordacos como plátanos macho australasianos e igual teclea más cómodo sobre un teclado de máquina de escribir antigua que sobre un teclado de ordenador, que las teclas están muy juntas. Ya está descubierto el misterio. A otra cosa.

laMima -

Que listos sois pardiez.
1. Evidentemente al Marías le ha dado un ataque de corporativismo galopante, que es un virus muy maligno y que cunde más que el pánico.
2. El tipo es tan torpe que no ha sabido encontrar el blog de nuestro Sonfór (ó Sónfor que tanto monta)ni cantidad de cosas chulas que navegan por ahí.
Será que es torpe ¿o no? porque me recuerda a cuando intento enseñar a mi madre a mandar mensajes con el móvil: "quita, quita jamía, que tengo los dedos muy gordos para eso" (que tiene razón, cosas de fregar tanto sin guantes) pero un "señor" escritor....amos, que no.
Hablar por no callar.

Inde -

Pues eso, Harry: que no supo buscar. O qué. :)

Harry Sonfór -

Pero no me diga que no queda fino y snob decir en pleno siglo XXI no se ha paseado por internet más de una o dos veces. También, oiga, reconozcámoslo, que anda que no hay blogs malos y horrorosos de ver, que imagínese usted el espanto que le tuvo que dar a este hombre tan oxforizao al entrar en esos blogs llenos de fotos de gaticos con gorritos, poesías con fotos de parejas copulando a la luz de la luna con unicornios galopando y demás blogs feos de ver. Pues se le pondrían todos los pelo rubios al hombre. Y bien, con eso ha conseguido que toda una comunidad de blogueros solitarios se hagan eco del artículo. No hay más. Como los comentarios furibundos contra él vertidos en internet no los va a leer, pues igual la solución es que se monte una plataforma bloguera y lo frían a huevazos en la próxima feria del libro (pero que le tiren los huevos con cadenciosidad inglesa, todo fino). Yo no me siento aludido, porque lo que le pasó a este hombre es que no entró en mi blog, que si hubiera entrado no diría esas cosas y se hacía bloguero a la voz de ya. Y ole y ole.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres