Blogia
inde-docs

Discapacidad, incapacidad

Hoy se celebra el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. No es que les tenga yo mucha fe a estas fechas señaladas como "día internacional" de algo, pero bueno: si son una oportunidad para que los medios de comunicación traten del tema, al menos hablamos de las cosas una vez al año.

Este día del 2008, sin embargo, tiene una particularidad, porque acaba de entrar en vigor la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, elaborada por Naciones Unidas. Es un texto bienintencionado que debería ser, además, útil: ojalá se lleve a la práctica. Dice cosas bien ciertas, como ésta:

"La discapacidad es un concepto que evoluciona y que resulta de la interacción entre las personas con deficiencias y las barreras debidas a la actitud y al entorno que evitan su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con las demás".

Lo han firmado muchos países. Pero no la Santa Sede. Que el Vaticano se niegue a firmar ese texto me parece surrealista.

"el problema reside en los artículos 23 y 25. En el primero, se reconocen los derechos de personas con discapacidad a la planificación familiar, a la ’educación reproductiva’ y a ’los medios necesarios para ejercitar esos derechos’, mientras que el 25 garantiza el acceso de los discapacitados a todos los servicios sanitarios, ’incluidos los de la salud sexual y reproductora’".

Consideran que "no es admisible la expresión ’salud sexual y reproductora’ ya que en algunos países los servicios sanitarios comprenden el aborto".

Ajjjjjjj, yo creo que lo que habría que pedir encarecidamente a la comunidad internacional es que se prohiba urbi et orbe el voto de castidad: hay que ver lo que ganaría el mundo, y las malasbabas que dejaríamos de oír y de sufrir, si todo el clero viviera el sexo con normalidad, aprendiera a disfrutar de él, se diera unas buenas alegrías y unos buenos revolcones y estuviera, por tanto, como institución en general y uno a uno de sus miembros en particular, de mejor humor.

Con actitudes como ésta la jerarquía eclesiástica demuestra no discapacidad, sino incapacidad, incapacidad autoimpuesta, para colaborar en la construcción de un mundo mejor... Forzosamente la Iglesia tiene que conocer a muchas Lamima, a muchas Luisa e Inma, a muchas Carmen, que les muestren en qué consiste esa tarea. ¿No las ven? ¿No las escuchan? ¿Les dan igual? ¿No tienen ojos para ver, oídos para oír, sensibilidad para sentir?

Entonces ya voy viendo cuál es la verdadera discapacidad: la que voluntariamente se escoge.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Ana -

Mi comentario no tiene nada que ver con lo que has escrito.

Solo unas letras, para decirte, que gracias a ti, a Lamima, a un Jubilado, ...y a muchos otros que desde Zaragona escribís, mis lasgas noches de insomnio son más llevaderas.

Gracias a todos. y Besos.

azagra -

Saludos Marisancho! a ver si nosvemos este dia 20 en ZGZ.
A lo de Monzón no iremos,ya no esta el chorche ahi en la feria,.
Venga,un abrazo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Inde -

Que no, Sónfor: que lo hacen siempre con sentimiento de pecado, que igual da más gusto pero no deja de ser una distorsión de la cosa, y luego pasa lo que pasa, que por algún lado sale.

Pero desde luego que lo de los demás no lo estomagan, ¿eh?

Harry Sonfór -

Ah, Inde, pero si yo creo que el clero vive su sexo con suficiente normalidad, lo que no viven con normalidad es el sexo de los demás.

laMima -

¿EEEEINNNNGGGGHHHHH?, (entre tanta corbata y papelujo en la ofi se me había colado esto. A ver si aterrizo).
Creo que más que surrealista es patético.
De verdad que llego a un punto en que no acabo de entender cual es, realmente, el problema de la Iglesia con el sexo. ¿Voto de castidad?, también hay por ahí uno de pobreza y pasan de él como de la mierda ¿no?. ¡¡¡Porfa, que alguien me explique que perolos le pasa de verdad a la peña esta!!
Miguel Angel dice que deberíamos ponerles una denuncia cada vez que levantan la voz contra el uso de los preservativos...deberíamos, si.
Me has dejado mueta de la muete con el post...que pandilla de sinvergüenzas tía...
Ah, y magnífica esa última frase, tienes más razón que un santo (¡!) hermana.
Kisazos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres