Blogia
inde-docs

Dos hallazgos geniales

--Uno--

Les acabo de leer un cuento a los chicos que va de astronautas y extraterrestres. El planeta de estos últimos se llama Targuilandia, donde se habla un idioma extraño, una especie de código secreto que en la última página del libro tiene su correspondencia con nuestro alfabeto, de forma que puedes traducir los mensajes. A Quinito le ha encantado el juego. Haciéndose un lío entre el nombre del planeta, la palabra "terrícola" y alguna expresión que se conoce que le suena de algo, ha dicho entusiasmado:

--¡Mamá, tenemos que aprender el idioma tabernícola!

Qué genial. Tabernícola. Algo así debo de ser yo. Rapidamente he pensado en unos cuantos con los que bien podríamos formar una peña, o mejor una asociación, que está más de moda.

--Dos--

Éste es antiguo y no lo pude contar en su momento por mis problemas interneteros. Sé que ya sonará desfasado, pero no me resisto a contarlo:

Fue pocos días antes de que acabara la Expo, cuando nos dio a todos a la vez por terminar de gastar los pases. Llegamos a la Puerta del Ebro a las diez y media de la mañana, confiando en que el mogollón de entrada se hubiera pasado ya, y nos encontramos conque qué va, ingenuos de nosotros: las diez o doce colas que correspondían a los pasillos de acceso eran larguíiiiiisimas y bastante amogollonadas. Vamos, que no eran precisamente filas de a uno.

Avanzábamos lentamente, y conforme pasaba el rato las caras se veían mustias y los gestos, cansinos. Arrastrábamos los pies bajo un sol de justicia. En esto, que a alguien de la organización se le ocurre poner música por megafonía, supongo que para amenizar un poco la espera. ¿Y a que no sabéis cuál fue el primer tema que eligieron?

¡El de la película "La lista de Schindler"!

Qué momentazo, por dió. Semejante mogollón de gente en filas, avanzando poquito a poco con caras serias y con aquella música... ¿Adónde imagináis que tuvimos la sensación de que nos llevaban?

La verdad es que cundió el cachondeo... Alguien nombró lo del surrealismo aragonés, y es cierto que de eso en esta tierra vamos bien servidos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

santi -

El tabernícola ya casi no se habla, desde que nos hemos vuelto pijos lo que se lleva es el clubícola, aunque en algunos barrios se mantiene el barícola.

isabelita -

Buenísisimos los dos!
Me he reído muchísimo.

laMima -

Me ponen esa musiqueta en la expo y me muero jejejeje, ya les vale.
¿Idioma tabernícola?..oye ¡patentadlo!.
Seguro que los de CCC hacen un curso, que he oído por ahí que ahora ofrecen uno de silbo gomero y no compares la proyección de uno y otro...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Yahuan -

Eso es lo que se suele llamar, una vida interesante, vamos, de interés y gracia.

Marga -

Fantástico. Besicos

Luisa -

Surrealismo del bueno, las dos cosas: el tabernícola idioma y la cola de la Expo-Schindler. Yo no sé si me hubiera quedado, porque cuando se me dispara la imaginación...

Juan -

Qué bueno Mari, lo de la cola de la EXPO es verdaderamente genial. Un abrazo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres