Blogia
inde-docs

Que inventen ellos

Me voy un día a la Biblioteca Mariano de Pano a por un librico que me hacía falta. Mientras espero junto al mostrador a que me lo suban, ojeo las estanterías de los libros infantiles que tienen en la entrada, clasificados por edades. Y me llama la atención éste:

"Qué chulo", pienso. "A la Julia le encantará". Y es que la Juli está en la fase en la que se pirra por asociar palabras y dibujos, por sacarle el jugo a las escenas que aparecen en los libros...

Lo abro, al azar, por la letra M. Leo las dos líneas del pie de ilustración y lo primero que me digo es que los editores van a tener que sacar, detrás de éste que dedican al alfabeto, un "Minidiccionario" dedicado a la gramática, porque vaya desastre de frase:

Pero me fijo un poco más. Al supuesto niño lector de la cosa le piden que "intente" encontrar los elementos y animales cuyos nombres empiecen por "m". A ver, lo intento yo: mmmmm..."moto". Ya está. Bueno, arriba del todo hay un "mono"... Y la niña lleva puesta una careta, que podríamos llamar "máscara". Ahora sí que ya está, ¿no?

Jo, pues qué poco didáctico parece. Ya podrían haber puesto algo que diera más juego con la letra "m", o qué.

Sigo hojeando. Y me paro, por ejemplo, en la "b":

Otra vez el pie de ilustración es llamativo. "Pa besugo, el que ha escrito esto", pienso ahora, y tal vez lo digo en voz alta, que ya estoy empezando a alucinar.

Vale, de todos modos voy a ver si puedo encontrar cuatro objetos que empiecen por "b": barco, pelota (no, será "balón"), banco y, si te fijas bien, biberón. Otro prodigio de dibujo que da más bien poco de sí.

A estas alturas, ya me voy viendo lo que pasa (y lo compruebo en la página de créditos): el librito es una traducción del francés. Resulta que en francés la mayoría de las cosas que aparecen en los dibujos sí que empiezan por la letra que corresponde, y así las escenas tienen bastante más sentido.

¿Pero cómo se le puede ocurrir a un editor traducir un librito basado, justamente, en la correspondencia entre imágenes y palabras en un idioma determinado? ¿No intuyen que el resultado en otro idioma puede ser --como, de hecho, es-- una marcianada?

A veces, la falta de equivalencias en español obligó a los traductores a hacer piruetas, como en este dibujo, donde prácticamente no hay nada que empiece por "n" (y mucho menos por "ñ"):

Y ya me entró la risa floja al ver la trampa torpe a la que tuvieron que acudir para presentar el alfabeto, porque verdaderamente la ausencia de la "ñ" tenía mala solución (por si no se ve bien, reproduzco lo que pone: "En este alfabeto falta una letra. ¿Sabes cuál es?"):

En fin. Por lo que se ve, es más fácil comprar los derechos de traducción de cualquier cosa antes que encargar la realización de un libro a autores e ilustradores de aquí. Que se conoce que no los tenemos buenos en España.

Claro que de lo que se trata es de meter con calzador productos en el mercado, y no de publicar libros útiles y didácticos para niños. Deduzco.

Lo jodido del caso es no sólo que esos libros se produzcan, sino que luego te los encuentres en una biblioteca, en la sección recomendada para niños. ¿Va a ser que en toda la cadena de gente relacionada con la realización de los libros infantiles, su distribución, venta y difusión en bibliotecas no hay nadie que se pare a valorar lo que merece la pena?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Marta -

Me ha gustado mucho la entrada! Hay que tener mirada fina.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Vesania.- -

jajajaja.
Me he reído un ontón, qué bien que has escrito el post maña!.
Y sí, por si lo dudabas que ya veo que no, la gente no lee los libros que regala a los niños.
Mir la portada, busca los años, y te lo endosa...
Y luego, explícale el cuento tú a Ixeia...
Que después de algunas historias parecidas, ahora me dice:
Mamá, cuéntame un cuento, ¡pero inventado!

jajajaja..
Es totalmente cierto, te lo juro...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres