Blogia
inde-docs

El Faro a medio gas

Bueno, a menos de medio, en realidad. Desde la tormenta del 12 de julio, las plantas superiores del pabellón El Faro están cerradas y sólo se puede visitar la parte baja y acceder (aunque es complicado, al menos cuando hay alguna actividad en marcha) al anfiteatro central.

El día de la tormenta hubo que cerrar el pabellón, pero dos días después El Periódico dio cuenta de su reapertura, comentando que los problemas causados por el agua en el recinto Expo estaban prácticamente solventados y que "solo el pabellón de Iniciativas Ciudadanas seguía manteniendo una parte del espacio cerrada al público". Desde el propio pabellón se había indicado que "las consecuencias no habían sido tan graves como se podía temer" y que lo que había que hacer era "esperar a que el sol secase los restos de agua por completo".

Así que me quedé de piedra cuando, esta semana, acudí a visitar El Faro y me encontré con la situación que hay. Dos terceras partes de la exposición no se pueden ver. De los ocho temas que se tratan en el pabellón, sólo están accesibles los que se ubicaron en la planta baja: "Derecho Humano al Agua Potable" y "Usos y Abusos". Todo lo relativo a degradación de ecosistemas, prevención de riesgos de desastres, cambio climático, privatización, conflictos y grandes presas, está cerrado. Pregunté a los voluntarios y me dijeron que ni idea de cuándo podría volverse a recuperar la normalidad, aunque esperaban que fuera pronto.

Caramba, ha pasado casi un mes... y ha hecho muchísimo calor, Lorenzo ha apretado con ganas suficientes para secar todos los restos de agua que se le hubieran puesto por delante, y más. ¿No ha podido con los del Faro?

Pues bueno, no ha debido de poder. Es fácil deducir, por la duración del cierre, que el problema va más allá de una simple cuestión de humedades.

No sé hasta dónde alcanza el daño. Y ése es, justamente, el problema que me impulsa a escribir este post: no hay forma de encontrar información sobre eso, ni aun empeñándose en buscarla. Se escriben cada día decenas de páginas en la prensa sobre la Expo, hay varias webs y un blog oficial de la muestra, el propio pabellón Faro tiene una web y otro blog propios... y en ninguna parte se dice nada sobre el particular.

Pero la situación es verdaderamente anómala, ¿no? Resulta que hay un pabellón (uno de los más visitados según se dice, además) que tiene cerrada buena parte de su espacio desde hace prácticamente un mes, es decir, se ha perdido ya una tercera parte del periodo Expo... y no se comenta nada.

Buscando, buscando, me encuentro con esto. Un medio alternativo cuenta una situación tremenda.

Sin llegar a estar de acuerdo con el titular, que considero exagerado (no creo que el Faro vaya a caerse), sí que parece evidente que el edificio está seriamente dañado en su parte alta. (las fotos que siguen están sacadas de la web enlazada y son de Edu Navarro)

Se me dirá que bueno, que ya se sabe, que Diagonal es una publicación "antiexpo", que si tal y que si cual. Vale. Pero es que son los únicos que cuentan algo, y la verdad es que argumentan y documentan fotográficamente lo que dicen. Si algún otro medio hubiera abordado el tema, tendríamos posibilidad de contrastar la información. No es el caso.

Recuerdo que cuando se empezó a hablar del pabellón, hace más de año y medio, se decía que iba a ser una construcción de adobe, y que, de hecho, si se le llamaba "el botijo" no era tanto por la forma del edificio (que, verdaderamente, no recuerda a un botijo para nada) sino por el "funcionamiento" del mismo, pues por el hecho de ser de barro iba a tener la misma propiedad "autorefrescante" que tienen los botijos. Pero la verdad es que he rebuscado por ahí una vez más y no encuentro tampoco nada que confirme lo que estoy diciendo, así que igual es una idea que me he formado yo solica, o que nos formamos unos cuantos locuelos, porque hablar sobre el tema sí que se habló largo y tendido...

El caso es que al final el edificio no es de adobe, sino de paja prensada sujeta entre una estructura de madera y unas rejillas metálicas y de bambú (véanse las fotos, aunque no son imprescindibles para comprobarlo: también se aprecia directamente cuando vas y miras cualquier juntura del propio pabellón). Ese "cuerpo" que forma el muro está recubierto, por dentro y por fuera, de una capa de barro bastante fina. Eso lo hace vulnerable a las lluvias, claro, aunque se dijo (supongo que se haría) que lo iban a impermeabilizar. Y, además, anula aquella propiedad "bioclimática" que hubiera tenido el adobe. De hecho, el edificio ha tenido que ser dotado de su correspondiente sistema de aire acondicionado. (También se eliminaron las placas solares que habrían debido tener las dos boqueras superiores de los dos cuerpos de que consta el edificio, como puede verse en los diseños antiguos que todavía pululan por ahí, y que teóricamente lo tendrían que haber hecho "autosuficiente".)

En fin, que me estoy yendo del tema. Arquitectónicamente, lo que se ha hecho habrá respondido a motivaciones técnicas, seguro que no se ha hecho porque sí. La cuestión es que, ahora, el edificio tiene problemas que mantienen cerrada buena parte de su espacio, lo que impide ver una exposición que ha costado tiempo, esfuerzo y dinero, y no se comenta nada en la prensa, al menos en la tradicional, ni en los medios oficiales. Caray, que nos lo expliquen a la gente, ¿no?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Fernando -

A veces la mejor tecnología es la existente, y mantener la simplicidad es la mejor opción.

"Reinterpretar el adobe" no ha sido claramente una buena opción.

José Luis -

¿Los políticos y gestores de la expo también son de adobe?, ¿son biodegradables o requieren algún tratamiento especial?.

Tanto nombrar la sostenibilidad, me parece lo mínimo que pueden hacer. Que se den una capa de barro por encima, al menos, como el faro.

Salud.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

supermaño -

Pos a mi el edificio me parece un espanto...parece una femera (con perdon)

Inde -

Hola, Elvira: releo la referencia a Diagonal y veo que está hecha pensando en posibles críticos que pudieran coger el rábano por las hojas y no en la profesionalidad de quien ha elaborado y publicado esa información, así que os pido disculpas. Y os doy las gracias por vuestro trabajo. Un abrazo.

elvira -

hola marisancho. tienes razón, el título es exagerado, pero pretende jugar un poco con las palabras: se cae el faro, pero en su acepción simbólica. claro que el efecto es un poco tremendista, pero en un blog se permiten un poco estas licencias... espero!

respecto a lo que dices de "antiexpo", la idea no es escribir contra la expo, sino documentar y escribir sobre lo que se ha desplazado a conciencia de la opinión pública: si lo que se silenciara fueran las cosas buenas, hablaríamos de lo bueno. es lo que tiene ser periodistas vocacionales, y no a sueldo.
un saludo, y gracias por tus reflexiones.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres