Blogia
inde-docs

Guillermo Fatás

Como estoy otra vez en una de esas temporadas atabaladas que no me dejan ni mirar la prensa, el día en que Joaquín vino a casa diciendo que le habían dicho que se decía que Miquel Iturbe iba a sustituir a Guillermo Fatás en la dirección del Heraldo, pensé que sería una de las muchas pampiruladas que se dicen a veces sobre los personajes públicos.

Pero no. Era cierto. Lo leí aquí, lo decía el propio Heraldo. De modo que, supongo, hoy será el primer día desde hace ocho años en que el diario decano saldrá sin el nombre de nuestro ilustre profesor en la cabecera.

Hace exactamente un cuarto de siglo que conozco a Guillermo Fatás, desde que me dio Historia Antigua en primero de Historia (única asignatura que, por cierto, me quedó para septiembre en toda la carrera). Luego fue mi jefe en la Enciclopedia de España y, años más tarde, de nuevo trabajé bajo su dirección en el CAI100 (en la foto, los que integramos aquel equipo: fueron tiempos felices). Así que hablo con conocimiento de causa cuando digo que Guillermo no es sólo sabio y brillante, sino también un hombre bueno, cariñoso e íntegro.

Sé que hay gente, en entornos aragonesistas y de izquierdas (?), que no comparte esa opinión y que lo catalogan con otras etiquetas. Bueno, no se puede caer bien a todo el mundo. Y a mí siempre me han dado mucha risa los encasillamientos.

Llevo todo el día acordándome de él. Aunque haya sido suya la decisión de dejar el puesto de director, me figuro que le costará un tirón cerrar la puerta de su despacho. Por eso he escrito este post: para mandarle un abrazo bien grande y para desearle toda la suerte del mundo en los nuevos fregaos en los que se meta, que le volverán a absorber del todo, como le ha pasado siempre en su vida.

Besos cruzos, querido Guillermo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Chorche -

Uno ya ha hecho suficiente, el Toño....ya ha hecho suficiente.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

elToño -

La primera vez que ví a GFK fué en el cine Dorado de Tauste, en un mitin del PSA en el que postulaba por el estatuto como primer paso para redimir Aragón y a sus gentes.
Después en los 80, supe de él de oídas. Mis amigos que cursaban Letras, echaban pestes de Don Guillermo a causa de los rigores de su magisterio.
Cuando realmente conocí su categoría humana, fué en los 90. En una manifestación de agricultores (los desheredados de los nuevos tiempos), salió directamente del campus y tomó la palabra en la concentración de la plaza San Francisco.
Ojala tuviéramos en Aragón 4 ó 5 como Guillermo Fatás Cabeza

laMima -

Quien te iba a decir a tí entonces que un día escribirías esto..( y me refiero al tiempo de "¡Ay Fatás, si me aprobarás" colgando en el cuaderno de notas del piso).
Creo que esto dice lo mejor de los dos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres