Blogia
inde-docs

Elogio de la lentitud

Hace años, en nuestra única visita a París hasta la fecha, vi el escaparate de la foto. Y leí, en mi francés chapucero, el texto de ese cartel, "Éloge de la lenteur", una especie de manifiesto que me parece precioso y que suscribo totalmente.

Con el mismo francés chapucero de entonces, os lo traduzco.

Elogio de la lentitud

Jean-François Manier ¾ Cheyne éditeur

 

A riesgo de no tener, en un futuro próximo, otra cosa para degustar que una literatura “fast food”, me parece urgente resistir frente a los poderes crecientes de los gestores de la cultura.

El libro es un desafío que exige otros criterios de valor que su mera rapidez de circulación. Y creo también que su irremplazable riqueza se basa en su lentitud y en su reposo. Sobre esta exigencia se basa la verdadera libertad del libro.

Sí, es necesario otro tiempo para el libro: un tiempo para el escritor frente a su obra, para el artesano frente a los papeles y las tintas, un tiempo también para el bibliotecario en su elección, para el librero en su tienda, para el lector en su goce.

El tiempo, sin duda, para que maduren los encuentros, para que tengan lugar las inesperadas metamorfosis. El tiempo para maravillarse despacio. El de la urgencia de amar.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Luisa -

¡No sabes cómo añoro la lentitud! ¡Es una nostalgia que a veces me amarga las horas, porque parece ya algo inalcanzable! Me quedo con ese maravillarse despacio y con la urgencia de amar. Y el escaparate, hija: qué joya.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Alberto -

Hola Marisancho, me gustaria que te pusieras en contacto conmigo en este correo albertoalbas@gmail.com (no consigo encontrar tu dirección). Es para un asunto relacionado con tu libro sobre Jánovas. Gracias.

laMima -

Precioso. Exacto.
Yo también reivindico para mí ese margen de tiempo, es imprescindible en medio de mi vida.
Tiempo para leer, saborear y degustar a mi paso. Sin reproches por eternizarme a veces.
En ese tiempo está el verdadero placer. El secreto del éxito.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres