Blogia
inde-docs

Cerrar los ojos, abrir los ojos

Uf, bueno. Inspirar y espirar profundamente. Reconcentración u reconcentramiento, o eso.

Enfoca, tía.

De toda esta debacle tiene que salir algo positivo. No sé todavía el qué, pero sí empiezo a darme cuenta de cómo.

Debo cerrar los ojos a muchas cosas, que son las que quedan fuera de mi alcance. Y abrirlos a muchas otras que me proporcionan más sosiego, más confort y más felicidad. Más calorcito, propio y en derredor.

Pues de eso se trata, ¿no? En la vida, digo.

Hace años, un amigo nuestro pasó un proceso de selección de personal para un trabajo en una gran empresa del norte de España. La última etapa de aquel complejísimo proceso que nos describía luego fue una entrevista personal. El entrevistador le soltó de buenas a primeras esta pregunta: "¿A qué aspiras en la vida?". A mi amigo le sorprendió tanto aquello, le pareció una cosa tan difícil de contestar, que respondió la primera tontería que le vino a la cabeza: "A tener un BMW (no te jode)". Lo del paréntesis no lo dijo, sólo lo pensó. El entrevistador hizo un gesto de satisfacción y apuntó algo en la ficha que tenía delante. La entrevista continuó luego en un tono más previsible, con preguntas más normalitas que hacían referencia al puesto de trabajo en cuesión.

Mi amigo se quedó con aquel trabajo. Y terminaba de contarnos aquello diciendo: "Si le hubiera contestado 'a ser feliz' seguro que habrían cogido a otro".

Yo no aspiro a trabajar ni, menos, a promocionarme dentro de una gran empresa. Pero sí a ser feliz.

No sé a qué viene esta historia, pero me da pereza borrarla después de haberla escrito.

Da igual.

Hay que ver lo malito que está el mundo, oiga. Y qué le vamos a hacer. Con lo gordos que me han caído siempre los mesías...

Que hasta la única voz clamando en el desierto que me resultaba agradable, que era la del "Profeta" de Gargallo, se me está empezando a representar cansina...

Enfoca, tía.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

santi -

Ciao, bella.

No estoy en el mejor momento para dar ánimos. A mi también me ha atropellao el tren, el barco y el helicóptero... amos, que si no paran el tiovivo me atropella hasta la foca.
Pero podemos quedar un día para una cervezoterapia.
U qué???

Inde -

Hala, que ya tengo los dientes pretos.

Gracias, amigos.

Marta: vivan las máquinas y las borrajas.

Besos a los cuatro.

M -

O comemos o me pongo en huelga.
Tú decides.
Le he pedido a un amigo mío una maquina de enfocar y otro de espanta tiburones. Cualquiera de las dos maquinas nos va a ir bien. Tu te quedas la de enfocar, yo la de los anti-tiburones.
Ya verás, salimos en la prensa. Que digo en las mejores portadas.
¿Me entiendes, verdad?
Y eses curso, ese curso...
lo estoy esperando. Que yo sigo leyendo.

Besos,
M
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Antonio -

De casi todos mis "hostiones" saqué algo positivo, así que cómo no lo vas a sacar tú que eres "más aguda que el hambre".
¡Te queremos!
¡Si nos necesitas, silba!

Amparo Emblemática -

Marisancho, a hacer puñetas con todo. con lo guapa que eres, lo inteligente y lo monina que resultas, y que te molestes un solo minuto con los idiotas. Mándalos al diablo, la nariz arriba y con orgullo: que se jodan, que tú vales cincuenta veces más que cualquiera de ellos. Si tienes razón, la tienes. Y no hay más.

laMima -

Si querida, de eso se trata: de ser feliz. Pero no es fácil, no, porque todos tenemos nuestro corazoncito y si te lo pisan, te jode.
Además tú jamás hubieras pedido un BMW.
Vale, enfoca pero despacio.
Recuerda aquello que me dijo Javier Lázaro en el Insti: "no hay nada en el mundo que merezca la pena de que te pongas así".
Mírate bien, toma aire, y cuando puedas, enfoca de nuevo.
Muac.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres