Blogia
inde-docs

En defensa de la familia

En defensa de la familia

Tengo unos amigos admirables que tuvieron hace muy poco su tercer hijo. Ni son del Opus ni hostias fritas: les gustan los niños.

La semana pasada se les denegó una prestación económica que da la Seguridad Social por nacimiento o adopción del tercer hijo y sucesivos: un pago único de 1.000 € que supuestamente, según la ley que lo regula, debe “compensar en parte los mayores gastos que ocasiona el nuevo ser, en especial en la primera etapa de su vida”.

Se les denegó porque sus ingresos superan el nivel máximo que establece esa ley, y que son, para una familia con dos hijos, algo menos de 11.000€.

¿Cuántas familias hay, de cuatro miembros, que puedan sobrevivir con ese dinero? Recordemos que el umbral de la pobreza, en España, está fijado en algo menos de 6.300 € POR BARBA. La ratio aquí establecida, por tanto, estipula que hay que percibir MENOS DE LA MITAD de lo que se considera umbral de pobreza para que te den mil putos euros por tener el tercer hijo. (Ver esto.)

Se me dirá: muchas familias hay que son así de pobres.

Ya, ya lo sé. Pero entonces, ruego que se cambie la exposición de motivos de la ya citada ley de marras, y que se diga que sirve para socorrer a los más pobres o, como se dice ahora, “desfavorecidos”, y no para no sé qué de proteger a la familia como elemento esencial de la sociedad; y que se cambie también eso de que, ejem, “el Gobierno ha considerado necesario […] incrementar el apoyo otorgado en nuestro país a la familia, dado que esta función social es un área que merece una protección prioritaria”. Porque me da la risa floja.

También es muy divertido leer que como “nuestro país se enfrenta a unas previsiones de importante envejecimiento de la población” con esta medida “se haya tratado de mejorar las condiciones de las familias en las que se producen nuevos nacimientos o adopciones, buscando con ello hacer frente a largo plazo a esa tendencia poblacional”.

Aquí ya es que te tronchas: como pretendan frenar el envejecimiento de la población dando mil eurillos a las familias pobrísimas de solemnidad, vamos bien, pero bien, bien. Sobre todo, jejeje, jua, jua, JIAJ, JIAAAAJ, si hablamos de adopciones: intenta adoptar un niño presentando unos ingresos de 11.000 € para cuatro, que el funcionario te mirará y te dirá que lo que tienes que hacer es dar en adopción los tuyos…

Es igual que el rollo aquél de los 100 € que íbamos a cobrar al mes, como “regalo de Reyes”, las mamás que tuviéramos hijitos menores de tres años; e igual que la “paga” de 2.500 que se da ahora. Y un cojón es eso una paga o un regalo de reyes: es la percepción por adelantado de la deducción que se hace en el IRPF por hijo a cargo. Luego, a la hora de hacer la Declaración de la Renta, si lo que has percibido está por encima de lo que te sale, lo tienes que devolver. Ole con ole y con ole. Los padres, burlados; el resto de la ciudadanía, que evidentemente son más, convencida de que se nos están dando unos ricos dineros. Que es de lo que se trata.

Si fuera para que el Gobierno apoyara de verdad a la familia (entendida en sentido amplio, como entorno que protege y ayuda a crecer a sus miembros, sin más), y no con palabras y disposiciones hueras, yo también me saldría a manifestar un día de estos. Pero lo que pretendían los cien mil (no dos millones de) cristianitos que se concentraron ayer en Madrid era otra cosa.

Al menos, el mensaje del Papa (que, según La Razón, ya enlazada, “no defraudó”) iba por otros derroteros:  

Fiel a su forma de plantear las cuestiones, de manera positiva, dejó clara la inexistencia del llamado «matrimonio homosexual», condenó aborto y eutanasia, y defendió que los padres puedan elegir la educación moral que quieren para sus hijos, sin que ésta pueda ser impuesta por el Estado.

Mientras, los cardenales y acólitos varios, arremangándose las casullas y encajándose en su sitio, crecidos, tiaras y capelos, arremetían contra el “fraude y el engaño” de la “cultura del laicismo radical”.

¿A que sí que estamos hablando de otra cosita?

No sé por qué, pero me parece a mí que a todos estos purpurados, y a muchos de los que están por debajo suyo en la jerarquía, les importa bastante menos el bienestar de las familias y el futuro de los niños que salvaguardar sus históricas prerrogativas. Lo mismo, en definitiva, que ocurre con los políticos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Diego de Rivas -

Inde, me encantan las palabras del Papa y estoy contigo que tanto a él como la Iglesia les importo mucho, tanto mi bienestar como el futuro de mis hijos.

Los políticos, sean quienes sean y militen dónde militen, si que se preocupan - nada - ni de mi familia ni de mis hijos.

Y, me pregunto, si fuera así - que se preocupasen de mí y de los míos - ¿por qué no consensuan los asuntos de la educación?

Si es cuestión de Estado. En fin, me temo que este 2008 no mejorará ni mi situación ni la de mi familia.

Besos y gracias por el post,

Luisa -

Oye, no tenía ni idea de que la ayuda por hijo computaba en el IRPF: o sea es como cuando te toca algo en un concurso de la tele o en el Hipercor: luego viene Hacienda y te fríe.
Hay muchas situaciones sin contemplar o contempladas con evidentes carencias y con muy escasa racionalidad.

A pesar de ello, feliz año, reina.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

elToño -

De todas las maneras llueve sobre mojado, vaya llevamos así desde el tiempo de los godos. Recuerdo las innumerables "ayudas" que el estado viene dando a los agricultores...
Cuando un político te diga (y sobre todo en cercanía de elecciones) que se van a conceder ayudas... vaselina en los esfínteres

elToño -

pues está clarisimo Fernando, que el día que un ciudadano se muera de hambre, el estado le hará entrega de 2.500 euripides para paliar el problema.

Fernando -

Sobre los 2.500, creo que la opción b) Una prestación no contributiva de la Seguridad Social de 2.500 euros, en el supuesto de no cumplir los requisitos establecidos en la letra a) anterior.
implica que no hay que devolver sino llega. Aunque me pierdo en le lenguaje legal.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres