Blogia
inde-docs

ASNEF viene de ASNO y deriva en ATROPELLO

--Lo siento, pero su solicitud de portabilidad nos ha venido denegada.

--¿...?

--Le debe Ud. 500€ a Orange.

--¿Yooooo? ¡¡¡Pero si en mi vida he tenido nada que ver con Orange!!!

La chavala de la tienda no me da más explicaciones. Me sugiere que llame a un número de información y se me quita de encima: ella no está para esas cosas.

Con lo bien que me había atendido cuando fui porque quería cambiarme de compañía, oye. Ni siquiera tuve la sensación de estar "solicitando" una portabilidad. Pero ahora me había cambiado la alfombra roja por un puente de plata.

Giré sobre mis talones y me fui sin abrir la boca, porque de hacerlo habría salido un torrente de venablos… y en fin, en resumidas cuentas, pa qué.

Para explicarme el affaire, a mí que soy del tipo de gente obediente que siempre paga sus facturas, sólo se me ocurría que igual nos habrían metido en alguna lista de morosos porque, como media España, hace tiempo devolvimos varios recibos de un proveedor de ADSL que nunca resultó ser tal y del que encima no había manera de librarse aun habiéndonos dado repetidamente de baja. Pero Joaquín me sacó del error: aquella línea estaba a su nombre, no al mío.

Tragándome el orgullo, llamo al número de Orange que me había facilitado la un día simpática dependienta de la tienda, porque estoy tremendamente mosqueada. Y me dicen:

-que sus criterios para admitir o rechazar clientes son absolutamente confidenciales. ¿También para el interesado? También.

-que eso de los 500€ que supuestamente debo no tenían ni que habérmelo dicho, y que tampoco tiene por qué ser una deuda con Orange; puede ser hasta un impago de un recibo de la luz. Y que ni siquiera tiene por qué ser un impago: puede que hayan investigado el número de cuenta que yo les facilité y no me hayan considerado cliente idónea.

-en fin, que me monte y pedalee.

Segunda estupefacción: yo pensaba que había facilitado mi número de cuenta para que me pasaran los recibos del teléfono, no para que me la investigaran.

Se lo cuento a mi querido Javier Torres, que se pone en marcha para buscar ayuda. Se lo cuento a mi hermano, que me informa de que existe una cosa que se llama ASNEF y que es una de esas listas de morosos, y me pasa dos enlaces: el primero es de la página de ASNEF y allí me entero de que, si quieres averiguar algo, tienes que introducir el código de la notificación que te hayan enviado conforme te han metido en la lista. Yo no tengo notificación de ningún color, de modo que por ahí no hay nada que hacer. El segundo es de un foro donde me entero de los abusos que los asnefes éstos cometen alegremente con el personal. Notificación mediante o sin ella.

Lo único que se me ocurre, ante mi indefensión, es pasarme a la oficina de la CAI de mi calle, que son muy majos ellos, y pedirles ayuda. Por lo menos, para saber qué hostias está pasando. Los de la oficina de mi calle confirman lo que ya sabía, esto es, que son muy majos, y averiguan que, en efecto, “hay una incidencia” con mi DNI. Buscan y rebuscan, y resulta que ese DNI está asociado en la penosa ASNEF a un señor que se llama Cristóbal.

Los de ASNEF, ya que trafican con datos “sensibles” que pueden causar perjuicios al personal, lo menos que podrían hacer es tener cuidadico con los errores. Ser EXQUISITAMENTE CUIDADOSOS con eso. O qué. En su propia paginica dicen a sus clientes que poseen “la información más completa, actualizada y de mayor calidad”. Como se dice en Aragón: sí, los cojones y un palo.

AVISO A LAS EMPRESAS CLIENTAS DE ASNEF: OJO CON ESTOS GARRULOS, QUE PUEDE UNO FIARSE DE SUS DATOS COMO DE LAS PREDICCIONES DE LA BRUJA LOLA.

Perdiendo su tiempo conmigo como si yo fuera buena clienta, los de mi oficina averiguan que, pásmate, para enmendar la cosa ¡soy yo la que tiene que demostrar que ha habido un error! “Pero si yo soy la víctima, pero si me tendrían que pedir disculpas…”. Ellos asienten, pero van a lo práctico: me fotocopian el DNI, me hacen el escrito de protesta y me lo envían por fax. “Si para el viernes no has recibido ninguna noticia, ven y comprobaremos cómo está la cosa”.

Hace de esto ya más de una semana, pero todavía “la incidencia” no ha sido corregida. Mi DNI sigue estando en una lista negra. Asociada a otro nombre, a un señor que se llama Cristóbal, pero eso no le importa ni a los asnos de ASNEF, ni a los asnos de Orange, que no se molestan en comprobar qué nombre sale cuando introducen un número de DNI…

Me importa a mí, porque desde luego me encocora lo suyo estar siendo víctima de un atropello en el que ves cómo se han esfumado absolutamente tus derechos.

Se supone que vivo en un estado de derecho. Pero me encuentro inerme, indefensa. Menos mal que sólo se trataba de un puto teléfono móvil y no de embarcarme en la compra de un piso o de un local…

A los de Orange, obviamente, les pueden ir dando (con la misma alegría con la que, dicho sea de paso, les daría a los de la compañía con la que estoy, porque son todos primos hermanos, pese a que éstos me han proporcionado un telefonico nuevo, que era lo que me hacía falta porque la Julia me tiró el otro al suelo y me lo cascó).

Pero de lo que de verdad me dan ganas de darme de baja es del DNI.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

9 comentarios

ana belen -

yo quisiera saber si estando dentro del asneff puedo poner la luz y el agua a mi nombre por afvor decirmelo alguien un saludo

laMima -

¿Era eso?..me dejas de cacahué.
Sepas que conozco otro caso: mi amiga Encarna está en lo mismo.
Mafia consentida...¡me sumo a la plantada BAJA DE DNI YA!

Entrenomadas -

Vamos, de película, de película.
kisses

Diego de Rivas -

Inde, me consta que eres una mujer de armas tomar. Jo, si lo eres a diario. Así lo transmites.

El asunto de la deuda espero que nunca me ocurra. Cruzo los dedos y toco madera. Lo digo por no el debe sino el cachondeo y la tomadura de pelo.

Besos y ¡Qué cabreo!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

inde -

Os aseguro, chicos, que yo también soy de armas tomar. Pero es que esto es un abuso. Chorche, es que yo no tengo NINGUNA DEUDA CON NADIE, me han metido en un listado de morosos por error y me están chinchando sin motivo... Lo de los recibos devueltos estaba a nombre de Joaquín y se debió de solucionar, porque de esto hace años y no hemos vuelto a saber nada; lo cuento porque fue lo único que se me ocurría, pero es que no era eso... SIMPLEMENTE, ES UN ERROR!!! Pero no se ocupan de corregirlo, están pasando de todo... A mí me parece un escándalo, qué pasada, qué cabreo...

Chorche -

Joooooodo.....vaya plan, maña, vaya plan. Espero que se solucione pronto, vamos. Con eso de las deudas de internet yo también tengo alguna historieta de deudas que nunca tuve que me reclaman de vez en cuando en casa de mi madre en la que no vivo desde hace 6 años. Na, son fáciles, conforme llaman, decir: "Perdona, tu nombre? el de tu empresa? muy bien, la semana que viene os llega la notificación de demanda". Esos al menos, no vuelven a aparecer.

Diego de Rivas -

Inde, estoy contigo de darme de baja del DNI. Te confieso algo, desde verano estoy funcionando sin él. Bueno, sólo con el pasaporte porque el DNI desconozco dónde me lo dejé. A buen recaudo, seguro.

A mí me sucedió lo siguiente: En el Pilar viaje, por trabajo, a Berlín. Allí me llevé mi portatil y GPRS incluido. Ya sabes, conexión a internet.

Resulta que mi santa me negoció con Telefónica (es un as para esto) y me consiguió un año gratis las conexiones por este sistema (es que consumo muchos números).

Bien, a los dos días, viajo a Berlín y por cinco o seis conexiones me clavan, digo bien, me soplan 600€ 'by the face'.

Mi mujer habla con un jefazo de la operadora, ella apuntando siempre tan alto. ¡Oye que el tipo se le puso al aparato! El pobre no sabía que mi mujer es de armas tomar. Le dijo de todo, le prometió que le enviaría una carta y le aseguró que inmediatamente iba a proceder a devolver esa factura de 600€.

Hasta ahora, nadie nos ha reclamado ese importe (injusto y desproporcionado), aparte de recibir una carta de disculpa.

En fin, esta es mi historia. Bueno, mejor dicho, una de tantas historias que me ocurren con la maldita Telefónica.

Pero prefiero, dicho esto, ésta que otra cualquiera. No sé, no sé.

Besos,

Isabel -

Vaya con los de Asnef... estos son como la policía, primero pegan y luego preguntan...
Suerte!

Antonio -

Inde: Te entiendo perfectamente, porque en varias ocasiones he sufrido situaciones similares y uno se siente humillado e indefenso... ¡Vergonzoso!
¡Abrazos!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres