Blogia
inde-docs

La clave de la sostenibilidad (me parece)

Como hoy ha sido un día de tráfago que pa qué (básicamente porque Joaquín padre, que es el eje de mi casa, se ha puesto malismo, con una gastroenteritis que lo tiene tronzao, pobrecico mío), pues eso, que como hoy ha sido el día que ha sido, no me he enterao de que era el día que era, esto es, el del blog day of action*, o algo así, hasta hace un rato (cuando todos se han ido a la cama).

Como es cosa que me interesa, porque va el asunto de medio ambiente, me quiero sumar a ello siquiera sea al final del día, y soltar la gran pavada, o sea, cuál es a mi entender la clave de la sostenibilidad. Ni más ni menos.

No es que me lo invente yo, a ver. Qué más querría mi orondo ego que ser gurú de la cosa. Buah. Lo dice todo quisque menos quien lo tendría que decir, que son quienes deberían llevar la teoría a la práctica. Pero no está de más, tal vez, recordarlo en este día (o noche).

Y es esto: el desarrollo sostenible radica en que las empresas dejen de marcarse objetivos de ganancias cada vez mayores en cada ejercicio (léase cada año), a la brava. Ir a más, a más, a más... sin freno, sin tasa, sin tope.

Eso genera una espiral loca que no tiene remedio y que se traga todo lo que se le ponga por delante: frente a eso vale todo, recortar los salarios, machacar literalmente al que estorba, pulirse los recursos naturales (porque la Naturaleza se ve nada más que como puro "recurso"), saltarse a la torera las normativas medioambientales, los derechos fundamentales de las personas y mentir como bellacos diciendo, encima, que se le tiene respeto al entorno y a la gente. (Contando para ello, of course, con la concurrencia de los medios de comunicación, dicho sea de paso.)

Y el que levante el dedo para protestar es un antitodo.

Valga como ejemplo pequeñito un post muy discreto de cuando este blog iniciaba su andadura. Abundaría en esto mucho más si no supiera que los posts no deben ser demasiado largos, a riesgo de que no se lo lean ni los amigos más íntimos. Conste que si no lo hago no es por falta de ganas ni de datos.

No obstante, doy unos pocos: Endesa obtuvo casi 1.800 millones de euros netos de beneficio en el primer trimestre del año pasado, lo que les hizo modificar sus objetivos empresariales al alza; a finales de año el beneficio era de más de 3.000 millones. (De euros, ¿eh? De euros.) Este año, los objetivos se volvieron a replantear al alza, claro; en el primer trimestre han llegado a los 2.000 y esperan cerrar el ejercicio con más de 4.000.

Cito lo de Endesa por mi personal rollo anti-pantanos, pero podría citarse cualquier otra empresa así de estas gordas.

Mientras tanto, lo que las autoridades (y algunas oenegés que entran al trapo) nos recomiendan para lograr un desarrollo sostenible es cerrar el grifo mientras nos lavamos los dientes.

Pues con eso, qué quieren que les diga, no avanzamos gran cosa en lo de la sostenibilidad.

Mucho me temo, visto lo que se va viendo, que el mensaje de la Expo básicamente irá más por lo del grifo y los dientes que por decirle a Endesa (y a todas las demás empresas de su calibre) que echen el freno. 

Porque... ¿quién le pone el cascabel al gato?

*Lo del blog action of day, o demonios, tampoco promete: como ejemplo de lo que podemos hacer los bloggers, nos propone: "Publica un post en tu blog que se relacione con un tema de tu elección que pertenezca al medio ambiente. Por ejemplo: Un blog acerca de dinero podría escribir acerca de cómo ahorrar dinero dentro del hogar usando ideas medioambientalistas y amigables". No te digo...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

José Luis -

La sostenibilidad, palabra que ya odio, exige unos cambios tan drásticos en la forma de vida actual que es utópica. Las mentes pensantes presentes observan como el mayor de los logros de la humanidad el ganar dinero, crecer, ampliarse, ...y todo ello choca y destroza precisamente el medio ambiente. Se mire por donde se mire: sea la China de las Tres Gargantas, o sea el ayuntamiento de Zaragoza, o el departamento de la DGA encargado de poner el visto bueno a todo informe de impacto ambiental que por allí se acerque.

La tecnobarbarie señalada por J.L. Sampedro: ¿llegará un día en el que las personas echarán la vista atrás y pensarán "¿qué sentido ha tenido todo lo anterior?, ¿cómo hemos llegado hasta este punto?, ¿mereció la pena?. Ese día ya será, probablemente tarde, pero, al menos, se podrá jugar al golf.

Un saludo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

laMima -

Es un sinsentido, si, o mejor dicho: una tomadura de pelo.
A mi también se me afilan las uñas cuando oigo o leo los beneficios que publican (ojo, PUBLICAN) las grandes empresas mientras los demás nos comemos los mocos.(Alguna vez me lo tomo como una afrenta, es increíble)
Y está en su mano y no en nuestros grifos ni en nuestros cubos de basura, el 90% de la actuación fundamental sobre el medio ambiente, no hay duda.
Mi "santo" bufa muchas veces cuando se monta el zanquilimanqui reciclador en casa porque le mosquea pensar que, mientras nosotros estamos ahí pringadillos entre bolsas y leches, esas grandes empresas no tiemblan cuando llenan todo de mierda. Y a callar.
Eso si, cuando presentan sus cuentas anuales al Registro Mercantil, están obligadas a entregar un informe medioambiental que, aunque papel mojado (la mayoría son formularios), les debe tranquilizar la conciencia una barbaridad.¡ja!
Estamos en manos de usureros.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres