Blogia
inde-docs

Integración, ¿qué integración?

Hay que leer este post de LaMima para darse cuenta de hasta qué punto, a veces, los criterios pedagógicos quedan relegados en los colegios respecto de cualesquiera otras prioridades.

Esta historia me duele porque quiero mucho a LaMima y a Ainhoa y deseo para ellas lo mejor del mundo; pero también porque me hace perder fe en el sistema educativo. Una cree, como lo hizo mi amiga, que en un colegio las necesidades de los niños son lo primero. Pero parece que no. Ella cuenta muy bien cómo se invirtió tiempo, esfuerzos, recursos públicos, trabajo de buenos profesionales, para preparar la integración de una niña con discapacidad en su futura escuela... y cómo se ha conseguido, por desidia, que todo eso no haya servido para nada...

Pero hay dos puntos de este relato que me parecen especialmente sangrantes: uno, que el centro no reconozca que lo ha hecho mal y mantenga, con un par, que "se ha actuado correctamente"; otro, que a la hora de elegir grupo de alumnos por parte de las maestras de infantil, las tres titulares con plaza fija evitaran quedarse con el que tenía a "la niña rara", y se lo dejaran a la última, a la única interina. Yo creo que las tres han perdido el derecho a llamarse maestras; para mí, son funcionarias del departamento correspondiente de la DGA, sin más.

Te transmito, querida Mima, las palabras de mi hermano, que suscribo completamente: llegados a este punto, has de olvidarte, en lo que respecta al bienestar de Ainhoa, de todo este sarao, y concentrarte únicamente en lo más importante, y es que la maestra que le ha tocado a tu hija, como tú misma dices, sí parece ser una maestra de verdad, atenta, cariñosa, responsable y colaboradora, una buena profesional que se ocupará de que sus alumnos, todos, se integren en el mundo escolar felizmente. Ella, y sólo ella, es importante para Ainhoa.

Los demás... allá ellos con su conciencia.

[Las fotos también son de LaMima.]
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

inde -

Querido José: entiendo lo que dices, pero atender a un niño no puede ser nunca "un marrón" para un maestro. Si lo ve de ese modo, que se dedique a ser fontanero o camarero o cualquier otra profesión, que todas son dignas. Un maestro que evita a un niño porque presupone que, por el hecho de estar marcado como "alumno con necesidades educativas especiales", le va a dar más trabajo, no merece ser llamado maestro. Aunque se dé "en las mejores familias", a mí me parece una vergüenza.

Besicoooos...

José B. Butera Aured -

Eso se llama escaqueo y se da en las mejores familias. Aún lamentable sobre todo los que tienen el tabajo seguro suelen actuar así. El marrón para otro y yo al bollo.
Saludos.

Diego de Rivas -

"Declaración de amor en Hyde Park'. Kai y Retha homenajean a La Mima".

Saludos y todo mi apoyo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

unjubilado -

Me encanta leerte, lo haces desde lo mas profundo de tu corazón, por eso mismo en la mayoría de las ocasiones no soy capaz de dejarte ningún comentario.
Pero ahora es distinto, se trata del bienestar de Inma y su hija, que repercutirá en todos los demás zaragozanos.
Entre todos lo vamos a conseguir.
Un abrazo

Diego de Rivas -

Buenas fotos y post. Si me permites mañana las volcaré en mi blog.

La unión hace la fuerza, y a Inma hay que apoyarla.

Saludos

lamima -

:)
Besos hermanita y dile a tu hermano de mi parte que tomo nota del consejo, si.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres