Blogia
inde-docs

Poema de Ángel González

Poema de Ángel González

Trabajé el aire,
se lo entregué al viento:
voló, se deshizo,
se volvió silencio.

Por el ancho mar,
por los altos cielos,
trabajé la nada,
realicé el esfuerzo,
perforé la luz,
ahondé el misterio.

Para nada, ahora,
para nada, luego:
humo son mis obras,
ceniza mis hechos.

...y mi corazón
que se queda en ellos.

[Me identifico con este poema. Pero no estoy triste. Mi ejemplar de este libro de poemas de Ángel González lleva la dedicatoria más bonita del mundo, para mí, de Joaquín.]

[La máquina de escribir, obra de Manolo Quejido, ilustra la cubierta del libro. El original no es borroso; esa cualidad, cómo no, se la he aportado yo.]

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Fernando -

hay mis mosquis emocionadas con las palabras que hacen versos!...jeje,...besos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

laMima -

Ah...lo ten, lo ten. Y ese libro también dice aquello tan hermoso de "Si yo fuese Dios y tuviese el secreto..."
Grande Angel González...y grande y fructífero, siempre, tu esfuerzo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres