Blogia
inde-docs

En la memoria

En la memoria

Fue una de las últimas frases largas que dijo. El vacío ya se le apoderaba. Estaba en casa de mi hermano, pero pronto se iba a instalar en la mía. Yo estaba embarazada de la niña.

"Tengo ganas de que nazca tu sobrina porque será muy majica". Mi hermano se quedó tan sorprendido que corrió a contármelo. Y me puso un SMS.

Guardo ese teléfono viejo porque, aunque ya no funciona, esas palabras de mi madre están aún ahí. Dejo que mis hijos jueguen con él porque así lo veo a menudo.

Aún, más adelante, se le encendía un chispazo de luz cuando hablábamos del próximo nacimiento de la que ya se llamaba Julia. "Como mi madre", decía ella al oír ese nombre.

Esos destellos de conciencia no los guardó ya la memoria de ningún teléfono. Pero están, para siempre, en la mía.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Javier -

La brevedad de un sms puede a veces poner en vilo los sentimientos.

Los móviles ahora son como las cartas de antaño. Un epistolario a base de ceros y unos.

Un beso para mil emociones.

Fernando -

La emoción de la memoria a veces es traicionera te humedece el alma en los momentos más extraños..un beso querida amiga.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Luisa -

¡Valiosa memoria! Cuánta emoción y vida prolonga.
Besos, besos.

laMima -

Claro, es como si tuvieses en la mano una parte de su consciencia. Y en las manos de Quinito, y en las de Julia. Para ellos también.
Me ha venido a la mente ese relato tan bonito que me enviaste de Adolfo Ayuso, "La goma de borrar", allí se perdían las palabras en el fondo de una goma..tu las conservas bien visibles en una pantalla.
Tremendo besico.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres