Blogia
inde-docs

Almacén de patatas

Almacén de patatas

En mi calle hay una tienda donde las patatas y cebollas se venden por sacos ("¿Blancas o rojas"; "Las que sean mejores, tú dirás"; "Las blancas, mejores para pelar y las rojas, mejores para comer"; "Pues rojas"). Las judías (blancas, coloradas, pintas, bachocas...) se venden a granel y también están en sacos. Y del resto, la mayoría está envasado en botes y frascos gigantescos: colacao de cinco kilos, mayonesa de kilo, especias por botes de cuarto, escabeche en lata de pandereta, las sardinas ni te cuento, flanín para hacerle el postre a un ejército...

Me gusta. Me resulta próxima, muy de mi mundo. Sin pizca de glamour (qué le vamos a hacer, hay que reconocer que eso les falta a las patatas) pero cercana.

No hacen campañas agresivas ni de marketing. Pero cuando levantan la persiana todas las mañanas hay un montón de gente haciendo cola en la puerta.

Me gusta mi barrio.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

inde -

Ah, Luisa: ya tardas en contar esa historia. Te voy a estar dando la lata en tu blog hasta que la cuentes.

inde -

La de Villacampa, sí; lo único que le falta a esa tienda es una chispica de sonrisa cuando te atienden... tienen el horno justo detrás y es un gustazo, el olor. Pero a eso le ganaba la fábrica de galletas que hubo durante años mil en el paseo de Teruel: era un crimen andar por allí si tenías hambre.
Fernando: hala ese chiste, lo espero.
Mima: hale esas pataticas... con chorizo, a ser posible. Régimen ni hostias. Rebotada estoy. Y ya me haría falta, ya; pero bastantes hostias tengo ahora.

Fernando -

Esto..parece que esta hecha para los de Bilbao..ya te contaré un chistecico sobre eso...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Luisa -

A mi que me da que esa tienda de galletas va a ser la de Villacampa, de la familia de un amigo mío, con unas galletas y demás que quitan el hipo: una cajica nos trajo ayer una antigua compañera: con el café de la mañana, una placer (les pediré la correspondiente tasa publicitaria:)
¡Ay esa báscula! Mi niñez ya fábula de fuentes... que decía Lorca (un poco cambiado). Qué gustazo, Inde, tener una tienduca así a la vera. Un día contaré la historia de mi añorado tendero, el señor Joaquín, capitán del ejército republicano y exiliado en Chile, que tenía algo parecido. Una tienda donde pasé muchas horas pegando la hebra.

bercimuelles -

No sé si es en esa misma calle o una paralela, pero a mí la que me pierde en esa zona es una tienda familiar de galletas, pestiños, tortas... solo entrar ya me alimenta y engorda, el ánimo.

lamima -

Y si el/la dependient@ te conoce ya es la pera limonera.
Si señora, fuera glamures y ¡aquí esas pataticas....!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres