Blogia
inde-docs

Yesa, e pur si muove

Es una carta remitida por Santiago García, de Sabiñánigo, que publicó ya ayer gistain.net (no puedo enlazar: están tontorrones mi ordenador, o Blogia, o ambos, y no se inmutan los botoncicos con los que habitualmente se pueden hacer cosas). La reproduzco yo también aquí porque me parece estupenda:

"Yesa, e pur si muove"

Cuando Galileo Galilei publicó que la Tierra era un planeta más que giraba alrededor del Sol, y no el centro del Universo, la todopoderosa Inquisición le obligó a retractarse, y cuentan que el astrónomo pronunció, entre dientes, estas palabras: “Pero se mueve”.

Pues bien, esto es lo que está pasando con las laderas de Yesa: que aunque todos los poderes fácticos lo niegan, se mueve. Nos enteramos ahora de que se ha estado moviendo ¡durante más de cuatro meses! y nos lo han ocultado. La Confederación Hidrográfica del Ebro y las huestes propantaneras han salido inmediatamente a desmentir lo evidente: que las laderas del entorno del pantano son un peligro para la seguridad de la presa, que se mueven (como se movió la Refaya), que se abrió una gran grieta en enero de 2004 en cuanto desbrozaron la zona, y que se ha vuelto a mover durante cuatro meses en 2006. Y eso sin entrar a hablar de los riesgos sísmicos que no se han tenido en cuenta a pesar del historial de terremotos del Pirineo, como el ocurrido en 1923 con epicentro en Martes.

Negar la evidencia no resuelve el grave problema de la estabilidad de las laderas del entorno de Yesa. Negar lo evidente nunca ha evitado que ocurran tragedias y es una irresponsabilidad.

Nos cuentan que la ladera que se ha movido ya mostraba grietas y signos de deslizamiento antes de que las tareas de obra acumularan sobre ella más de 400.000 m3 de escombros. ¿En manos de qué incompetentes estamos? ¿Cómo es posible que aquellos, cuya temeridad provoca los deslizamientos, continuen siendo juez y parte en la gestión de nuestros rios?

Ahora nos dicen que van a retirar los escombros, cuando el informe encargado por la CHE a “Ingeniería del Suelo” dice, ya en Agosto del 2006, que hay que retirarlos inmediatamente si se quiere impedir el avance de la ladera. Entonces, ¿en qué quedamos?: ¿hay peligro o no? Si lo hay, ¿por qué no se hizo nada al respecto durante siete meses? Y si no lo hay, ¿a qué viene anunciar ahora que se van a retirar la semana próxima? ¿Quién nos asegura que eso frena definitivamente el avance de la ladera?

De acuerdo Sr. Alonso,  su ladera es segura, “e pur si muove”."


Si alguien quiere que se le pongan los pelos de punta, además, que recuerde lo que decía sobre el asunto el ingeniero que construyó la actual presa de Yesa, René Petit, en una entrevista publicada por el diario Navarra hoy el 6 de noviembre de 1983 y que se titulaba "La ampliación de Yesa me daría mucho  miedo" (la entrevista completa está en www.yesano.com, que no deja enlazar directamente).

"René Petit, el ingeniero constructor del pantano de Yesa, manifestó a este periódico que si se llevaba a cabo el recrecimiento del pantano, "a mí me daría mucho miedo. La presa actual tiene sesenta metros de profundidad y en su día ya hubo sus más y sus menos sobre si aguantaría o no. Hay que ser muy cauto en este tipo de obras, mucho".

El ingeniero francés dijo no comprender esta ampliación, y ante la sugerencia de visitar Yesa de cara a esa posible ampliación contestó: "¿Para qué? ¿Para llevarme el mayor disgusto de mi vida? No, dejemos las cosas tal y como están... Hay que tener en cuenta que al aumentar el volumen aumentan considerablemente las posibilidades de un fallo geológico. Si ahora existe una presión de diez kilos por centímetro cuadrado, con esa ampliación puede doblarse a veinte... ¿Quién va a garantizar la seguridad de tal obra?".

El diseñador del pantano de Yesa se muestra partidario de llevar a cabo cualquier solución antes que el recrecimiento, por ejemplo, el desarrollo de toda !a red de canales que incluía el proyecto original. "Eso es más lógico. Y se evitaría la posibilidad de una catástrofe. Esa es mi opinión al menos. Porque ya le digo que levantar más la actual presa y triplicar el pantano es sumamente delicado".

A René Petit le preocupa el tema de !a seguridad. Declaró que cuando se hunde una presa, a pesar de que se eche la culpa al hormigón, a !a construcción, en la mayoría de los casos es porque falla el terreno. "Antes de emprender una obra de estas características se efectúan gran cantidad de sondeos, pero siempre son insuficientes porque la geología del terreno puede cambiar y ante esta posibilidad no hay previsión alguna que valga. ¿Quién puede asegurar un corrimiento de tierras con cierta dosis científica? ¡Nadie!"



¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Gabriel -

Pero que maja sales en la columna de El Periódico de Aragón

inde -

Hombre, pues si no fuera por los 400 euros igual hasta me cogía dos días de fiesta y me pasaba por allí... Pero, la verdad, no me apetece pagar una pasta para encima pasar dos días indignada entre trajes y corbatas y tufo a Esencia de Loewe...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Fernando -

¿Qué, te apuntas?

http://oph.chebro.es/DOCUMENTACION/Congresos_Seminarios/Laderas2007/Circular.pdf

jio -

la caña que me metió mariano con esto el año pasado....
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres