Blogia
inde-docs

Un peligro cierto: la ladera inestable de Yesa

 

"La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) mantiene oculto que el pasado mes de agosto se produjo un importante deslizamiento de 3,5 millones de metros cúbicos de tierra en una ladera de la margen izquierda del embalse de Yesa, a consecuencia de las obras de recrecimiento de esa presa. La magnitud del deslizamiento mantiene desde entonces casi paralizadas las obras".

Esta noticia aparecía el pasado día 20 en El Mundo, y a partir de ahí se han sucedido las reacciones: la prensa aragonesa haciéndose eco de la noticia; los afectados por el recrecimiento y por hallarse en la zona de riesgo en caso de catástrofe (en concreto, la localidad de Sangüesa, de más de 5.000 habitantes), clamando por la paralización de la obra; y la CHE, diciendo que no pasa nada. (Toda la información, y varias notas de prensa, en la página yesano.com; incluidos el artículo de El Mundo, que no se puede ver en la web si no estás suscrito, y el reflejo de las declaraciones emitidas por la CHE, que no ha incluido nada en su página, pese a tener una sección de "actualidad" con "prensa" y "últimos informes").

El Ministerio, de momento, calla.

El alcalde de Artieda, el combativo y tenaz Luis Solana, me envía esta carta:

Artieda, 20 de febrero de 2007

"No salgo de mi asombro cuando me entero del contenido del informe realizado para la Confederación Hidrográfica del Ebro en agosto pasado, y del que se hace eco el diario “El Mundo”, en su edición de hoy, 20 de febrero de 2007.

 Al parecer, a principios de agosto de 2006, los responsables de  las obras de recrecimiento del embalse de Yesa detectan que se ha producido un gran deslizamiento de tierras en la ladera izquierda vertiente al fondo del embalse, y solicitan con urgencia asesoramiento técnico.

 El citado informe señala que se ha producido y sigue produciéndose un gigantesco deslizamiento, con una longitud y anchura en superficie del orden de 250-325 metros, una profundidad de 20 metros, grietas en la ladera de más de un metro de anchura, un volumen de la zona deslizada de 3 hm3 (¡¡¡3 millones de metros cúbicos!!!), y con posibles velocidades del movimiento de hasta 3 cm/día.

 El informe señala también que la causa más posible del deslizamiento sean las obras del recrecimiento y el depósito de materiales de excavación en la parte baja de la zona deslizada, afirmando que el desembalse que entonces se estaba produciendo agravaba el deslizamiento. Proponía, como medida urgente e inmediata, la retirada de los materiales depositados vertiéndolos en el embalse. Nada de esto se hizo al parecer en su momento, y hoy el embalse está totalmente lleno.

 Pero de entre todos estos detalles extremadamente graves, hay otro que llama poderosamente la atención. El informe en cuestión señala que la ladera deslizada presentaba en el pasado, antes de comenzar las obras, algún síntoma de movimiento.

Surge así una pregunta tan lógica como de urgente y obligatoria respuesta. ¿Por qué en tales condiciones se aprueba un proyecto y comienzan sus obras? Lo que de lógica tiene la pregunta, tiene de inquietante la respuesta. 

Pero la respuesta es, hoy mejor que mañana, obligatoria, y de la competencia directa, personal e ineludible de la ministra de Medio Ambiente, Sra. Narbona. Sus subalternos en la Confederación Hidrográfica del Ebro no tienen credibilidad ninguna en cuanto responsables técnicos de este proyecto escabroso. Mientras la respuesta y la asunción de responsabilidades llegan, otra medida se revela como imprescindible: la inmediata paralización de toda actividad constructiva en Yesa. En la ribera del Aragón, aguas abajo, las gentes de bien seguro que lo agradecerán.

Cuando escribo estas líneas, este proyecto está en la mesa de la Sala 2ª de lo Penal del Tribunal Supremo, donde hoy se analiza el recurso del Ayuntamiento de Artieda contra la sentencia de la Audiencia Provincial  de Madrid de 16 de marzo de 2006 que absolvió a diversos ex altos cargos y ex funcionarios del Ministerio de Medio Ambiente, que habían sido acusados por el Ayuntamiento y el Ministerio Fiscal de diversos delitos de prevaricación, contra el patrimonio histórico-artístico, de riesgo catastrófico y contra los recursos naturales y el medio ambiente, como consecuencia de su intervención personal en la tramitación administrativa, autorización y aprobación del Proyecto de recrecimiento del embalse de Yesa, en las “condiciones de seguridad” de las que el informe que hoy hemos conocido es un claro exponente práctico.

Un proceso penal en el que el Ayuntamiento de Artieda dedicó especial atención a los riesgos geológicos y sísmicos del proyecto de recrecimiento y de la zona en la que se ubica, en contraposición con los peritos de la defensa que negaron a pies juntillas que existiera riesgo alguno, para defender que todo estaba perfectamente estudiado. El tiempo, como siempre, pone a cada uno en su sitio. Así las cosas, nunca, pero menos hoy, la Justicia puede ni debe mirar para otro lado.

Vuelvo a asombrarme, en este momento, cuando recibo la nota de prensa de la Confederación Hidrográfica del Ebro en respuesta a este asunto, diciendo, como han hecho siempre por otra parte, que no pasa nada, y que, incluso, próximamente van a realizar unas jornadas técnicas para explicar la estabilidad de las laderas de embalses y se va a realizar una ponencia ¡¡¡en concreto sobre Yesa!!! Tengo que  frotarme los ojos para creer lo que leo, los mismos que han asegurado hasta ayer que tenían todo estudiado y que este proyecto no tenía ningún problema. Los mismos que han desencadenado el deslizamiento generando un vertedero en el pie de la ladera. Los mismos que ya quitaron importancia a la primera grieta de 2004 en cuanto se iniciaron las excavaciones. Y, desgraciadamente, los mismos responsables, al menos en cuanto a su cargo, de tragedias demasiado cercanas en el tiempo y el espacio para haberlas olvidado. ¿Se va a tener que repetir la historia para que sean capaces de rectificar? La ceguera de la soberbia sería imperdonable.

La Sra. Narbona, y con ella todos quienes vienen patrocinando este proyecto, tienen que hablar claro a los aragoneses y decirnos si siguen apostando por este proyecto en estas condiciones o, en otro sentido, hasta dónde piensan llegar, o si aquí vale todo. Quiero pensar que, al final, se impondrá el sentido común."

Yo también quiero pensar eso, querido Luis. Hay demasiadas vidas en juego.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

lamima -

Ayer al oírlo se me pusieron los pelos como escarpias.
Cuando vivía en Sangüesa muchas veces pensaba que ocurriría si se rompía la presa...
¿Que pasa?, ¿estamos en manos de irresponsables?¿esto es normal?¿está todo controlado?..demasiadas preguntas para tantos intereses.
Como yo no rezo voy a cruzar los dedos (y las piernas, y los ojos..)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres