Blogia
inde-docs

Sentido común, cariño y una buena dosis de ironía y humor

Sentido común, cariño y una buena dosis de ironía y humor

"Siempre he creído, y así lo he defendido y practicado en la medida de mis posibilidades y de mi capacidad, que la forma de educación no es sino la forma de vida. No hay normas para hacerlo mejor, todos los que hemos tenido hijos lo sabemos bien, sino que cada cual ha de contar con sentido comun, cariño y una buena dosis de ironía y humor que anteponer a sus principios.

Se habla mucho de que los problemas de los hijos, hoy, se deben a que no se sienten atendidos, y hay una tendencia a echar la culpa a las mujeres que, dedicadas al trabajo fuera de casa, no tienen tiempo de hablar con ellos, hacerles caso y aconsejarlos. Incluso los psicólogos aducen que muchos de los problemas de violencia, de descaro y de falta de atención en el estudio que tienen los adolescentes se deben a que los dos padres trabajan y los hijos se encuentran solos y nadie se ocupa de ellos.

Nada más lejos de la verdad. La madre y el padre que trabajan no tienen por qué desatender a sus hijos, teniendo en cuenta sobre todo que en general trabajan durante las mismas horas que los hijos van al colegio. Pero, además, se nos quiere poner como ejemplo a aquellas mujeres que se quedaban en casa y que, en la mayoría de los casos, lo que atendían era a la comodidad material de sus hijos y de su marido: les lavaban la ropa, guisaban para la familia, hacían las camas y mantenían impolutas las alacenas y las habitaciones. Esto, en el mejor de los casos, que perezosas, irritables y bobas también las había y no todo eran celestes ángeles del hogar.

Es cierto que las madres trabajadoras ya no planchan con almidon, si es que todavía planchan, ni levantan todos los sábados las habitaciones ni sacan los colchones al balcón y con bayetas y trapos emprenden una limpieza general. Pero, ¿qué importa?, sin estas atenciones o sustituidas por otras con menos fama de hogareñas aunque igualmente eficaces para el desarrollo de los hijos, la familia va adelante con absoluta tranquilidad.

Poco afecta al desarrollo emocional y psíquico de los hijos y a su formación, que en lugar de un estofado de setas se coma una tortilla con jamon, ni que la ropa esté menos blanca, ni que las camas no estén hechas con extremada pulcritud, ni siquiera que lo estén. Lo importante es la capacidad de compartir, de hablar, de entenderse unos y otros, de divertirse juntos... [...] La atencion que hay que prestar a los hijos es de otro orden."

Rosa Regás: Sangre de mi sangre, Planeta, Barcelona, 2006.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

patri -

Hola. El tema es interesante y veo que te preocupa bastante. Desde mi posición de mujer trabajadora con escasa estructura familiar te diré que también me preocupa, y mucho, la educación que doy a mi hijo. Desde mi posición de hija con padres trabajadores con dedicación exclusiva (al trabajo, claro, emigrantes en Africa hace más de 30 años) te diré que no debes temer… yo me crié con mis abuelos (refuerzo positivo?, estímulo en el juego? salto generacional?) que la verdad: mejor no se pudieron portar. Sin soñar con una llamada de teléfono esperaba su carta de cada mes y los veía 2 veces al año… y aquí me tienes… ni soy violenta, ni estoy desequilibrada, ni siento hacia ellos odio ni rencor por no haberlos disfrutado (ni ellos a mí), que los niños nos acostumbramos a lo que tenemos y nos conformamos con poco (con menos de lo que pensamos) y disfrutamos de lo que tenemos cuando podemos y con eso hacemos mucho… Tranquila, si das a tus hijos lo mejor de ti ellos lo reciben, sin importar el tiempo que te ha costadote darlo. Besos.

Javier López Clemente -

Suscribo. Para mi es fácil hacerlo porque no tengo hijos. Tal vez por eso no me hacen caso las madres a las que les digo eso que ha escrito Ana: No importa la cantidad, lo que importa es la calidad. Y tal vez el problema sea que ha bajado estrepitosamente la calidad del tiempo dedicado a los niños, calidad humana porque de la tecnológica van sobrados.

Salu2 Córneos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Ana -

No importa la cantidad,
Lo que importa és la calidad.
Y estoy segura de que las madres jóvenes y trabajadoras de hoy,los ratos que pasan con sus hijos son Superbuenos. ¿verdad?

lamima -

Siempre he dicho que esta mujer es especial, adelantada a su tiempo.
Mil hurras por Rosa!!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres