Blogia
inde-docs

Faro

Faro

Esta es la vista que teníamos desde la habitación del hotel. Faro es precioso, la ría Formosa también. Las marismas, los barquitos, todo lleno de pájaros y agua y verde, y tormentas y nubes y luces de navidad.

Al congreso llevamos un documental sobre Jánovas que se ha currado de lo lindo mi compañero Paco Fransi. Y fue un exitazo. Yo me llevé en su lugar todos los parabienes: él tenía que haber estado allí, eran suyos.

Mi comunicación, más en petit comité, tampoco fue mal. No me puse demasiado nerviosa, no me trabuqué. Y como era cortita, creo que el personal no se aburrió.

Conocí a Elena Caballero, ex-presidenta de la Confederación Hidrográfica del Duero. Qué admirable mujer. Me he enterado después de que dirige la Secretaría del Agua aquí en Zaragoza, lo que me alegra: da credibilidad a la iniciativa, una de tantas que corren el riesgo de quedarse en pura palabrería y gestos (“superficialidades de la superficie”, que dirían los peces de hoy de Postigo en El Periódico).

Me gustó mucho el trabajo de Laura Schmidt, portuguesa que ha realizado una serie de documentales sobre medio ambiente en el país vecino. El que vi yo, que era (cómo no) el dedicado al agua, era sencillamente estupendo. Apuntad ese nombre por ahí y, si tenéis oportunidad, estad al tanto de lo que hace.

Pedro Arrojo anunció que dejaba la presidencia de la Fundación Nueva Cultura del Agua. Se despidió levemente emocionado, en un acto en el que, pese a la presencia de altos cargos políticos, estábamos en general bastante emotivos ante la evidencia del grandísimo número de personas que, en todo el mundo, andan trabajando en favor del respeto por el agua... Y desde tantas disciplinas y trabajos... A mí me impresionó mucho constatarlo.

Mis hijos causaron sensación. Fueron el juguete del congreso. A mi marido le debo una. ¡Bueno, una! Le debo tantas...

Quinito fue feliz en el avión. Lástima que perdimos su cámara, con la que había hecho las fotos de su "bautismo" en el aire... También fue feliz en el AVE, en el Metro, en el cercanías que nos llevó al aeropuerto, en el taxi que nos condujo al hotel. Y, el día de la excursión a la Ría Formosa, en el barco. (¡Sólo nos faltó el helicóptero!) Es un niño feliz. Es así. Con deciros que, de pequeñín, se alegraba cada mañana, al despertarse, de verse los petetes...

Julia casi se dejó la nariz en Faro: su hermano la cogió de la mano para saltar de una cama a otra en la habitación del hotel, pero ella no alcanzó la meta...

Oímos fados la última noche en un garito portuario que quiero guardar en la memoria para siempre jamás. No era para turistas: era como una velada literaria, pero entre amigos con gusto por cantar fados; les reúne todos los viernes el dueño del bar, que era por cierto uno de los que más ganas tenía de cantar. La mejor, con diferencia, fue una señora mayor con pinta de mujer de su casa, alta y guapa, blusa abotonada y chal, que cantaba con las manos entrelazadas y el cuerpo levemente echado hacia adelante: qué dulzura de voz, qué estilo. Cuánto me alegro de haber vivido eso.

Para acabar este largo post, confesaré que he vuelto a pasarlo fatal en el avión. Voy cada vez peor. Soy mayor, sé poco inglés y me dan pavor los aviones: nunca debí salir de mi pueblo...

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

jio -

hermosos fados... bonita vista....
pedro arrojo? el matemático de económicas??? siempre en todos los ajos....
no me extraña que te lleves mal con el inglés, tratarías de traducir palabros como trabuqué :DDD
ñai!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

lamima -

Mmmm, que bueno suena todo hermosa: ese trabajo bien hecho (aunque siento lo de Pedro Arrojo), esa gente maja, ese Quinito feliz como una perdiz (¿te das cuenta de lo bien que haces las cosas?)y, cielos, esos fados.. solo de pensarlo se me pone carne de gallina.
Me alegro de que hayas disfrutado, que bien.
Lo del avión, el inglés y la edad no se a qué viene maja.
Digo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres