Add to Technorati Favorites
Facebook Twitter Google +1     Admin

inde-docs



Enlaces


Se muestran los artículos pertenecientes al tema Aguas.

Agua 'emotiva'

20070820020928-emoto-en-su-pagina.jpg

Oigo esta mañana, en Radio Zaragoza, la entrevista a un tal Goyo Iturregui. Con voz mansa y curil, como del iluminado que está en paz con el cosmos, nos traslada el arrobo y la veneración que siente hacia Masaru Emoto, el famoso japonés que, supuestamente, obtiene imágenes de “las reacciones del agua” y de los “mensajes” que ésta nos manda, fotografiando al microscopio sus cristales, que componen formas agradables y armoniosas en según qué condiciones (si se le dicen palabras bonitas, como “amor” o “alegría”, se le pone música de Vivaldi o Mozart, se le muestra una reproducción de La Gioconda, etc.), y raras y destartaladas en según qué otras (si se le dicen palabras feas, se le pone música heavy o se le enseña el Gernika de Picasso).

El amigo Iturregui ha dicho pampiruladas tales como que probemos a cocer arroz y a meterlo, escurrido, en dos botes; que en uno pongamos la palabra “amor” y en otro la palabra “miedo”; que guardemos los botes en lugares separados (“que no se vean”, ha precisado); y que podremos asistir, asegura, al prodigio de que después de unos días un arroz se habrá podrido y el otro no. Que adivinemos cuál se pudrirá, concluía con una risita leve.

Iturregui es vicepresidente de la Asociación de Amigos de Masaru Emoto en España y nos deja como referencia, según ha dicho por la radio, esta web sin contenido.

Me he lanzado al ordenata a postear para dolerme amargamente de que Radio Zaragoza dé espacio y altavoz a este tipo de cantamañanas. Vale que el tal Emoto se haya hecho famoso, pero también se hizo famosa la Bruja Lola y en ningún sitio se hablaba de ella, que yo sepa, con arrobo y admiración. ¿Cómo pueden tener credibilidad las bobadas que dice este señor?

Obviamente, nadie ha podido comprobar de ningún modo sus planteamientos. Y si bien es cierto que el libro que comercializó tenía fotos que podían ser agradables (quién sabe cuál es el secreto de un éxito editorial… ;), lo gordo es que nadie comenta el hecho de que Emoto time al respetable vendiendo agua “estructurada” o “hexagonal” a huevo el litro y numerosos otros productos de merchandising, como mini botellitas de agua con palabras “buenas” pintadas en el cristal a ojodelacara la unidad, etc. Ni que se haya montado todo un tinglao sacaperras a nivel mundial, a costa de una cosa que llama "Hado" y que tiene hasta sus escuelas de formación, con instructores certificados y todo.

Antes de ponerme a escribir, he echado un vistazo por Google en busca de algún detallito con el que poder mejor afilar el colmillo. Y me quedo pasmada al enterarme de que no hace ni un mes que la Expo, ¡¡¡LA EXPO!!!, invitó al pedorro del Emoto a dar una charla en Zaragoza.  

El aprox. 80% de mi cuerpo que es agua habrá formado unos cristales a saber lo feos; el resto se ha quedado simplemente a bolos. 

[El dibujito está tomado de la página del propio Emoto.]

Hala beneficios...

20060729012137-janovas.jpg

Vista de Jánovas, por José Antonio Melendo (2004)

En los últimos días, han presentado sus cuentas del primer semestre las macroempresas Endesa e Iberdrola, ambas con unas cifras de beneficios netos absolutamente mareantes. Cantidades de dinero que no eres capaz de imaginarte junto, que pierden sentido para un común mortal: 1.756 millones de euros netos para Endesa y algo menos de la mitad para Iberdrola (¿parece poco? ¡son más de 800 millones de euros!), lo que hará repartir unos suculentísimos dividendos a sus inversores.

De paso, se han revisado sus objetivos al alza, es decir: nos proponíamos ganar una millonada bárbara este año, pero visto lo visto, ahora nos vamos a esforzar por ganar millonada bárbara y media.

Una parte nada despreciable de este negocio proviene de la actividad inmobiliaria de ambas compañías: Endesa, a través de su filial Bolonia Real Estate, ha vendido en el primer semestre de este año terrenos y otros activos por un importe de 20 millones de euros, generando una plusvalía neta de 14 millones. Eso, sin contar con que en julio ha vendido propiedades en Palma de Mallorca por valor de 240 millones más. La empresa afirma que su "cartera de terrenos gestionados supera los 140 millones de metros cuadrados en España y Latinoamérica", lo que es calificado por ellos mismos como un "volumen de suelo de dimensión extraordinaria", con una "edificabilidad potencial [que] supera la cifra de un millón de metros cuadrados".

Otro tanto puede decirse de Iberdrola, antigua Iberduero: parte de sus beneficios proviene del negocio inmobiliario, que ha arrojado una cifra de 153 millones de euros al resultado antes de impuestos, más otros 47 al resultado operativo. "La compañía cuenta con 3,8 millones de metros cuadrados edificables, con un valor de más de 3.000 millones de euros", según estiman ellos mismos.

Iberdrola, cuando era Iberduero, machacó a los habitantes de Jánovas y los pueblos aledaños, y se quedó con sus tierras. Luego se las vendió a Endesa, que es su actual propietaria. Nunca han construido allí un pantano y nunca lo construirán, pero todo el mundo hace la vista gorda frente a la que tendría que ser obligada reversión de los terrenos a sus antiguos propietarios, pues así lo marca la ley.

Seguro que esas tierras están incluidas en los activos inmobiliarios que aparecen en los balances de la empresa. Figúrense el quebranto que supondría su devolución (con lo que, dicho sea de paso, no se haría otra cosa que lo estrictamente justo): ¿60 céntimos de euro menos de dividendo a cada accionista el próximo semestre?


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Como siempre...

20060725002301-biscarrues-cartel-copia.jpg

 

Esta página de la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos me parece que aclara bastante el lío informativo acerca de lo ocurrido en la Comisión del Agua en su sesión del 23 de julio, dedicada a ver qué se hacía finalmente con el proyecto de hacer un pantano en Biscarrués. Pongo por ejemplo (y porque es el diario más leído, no porque me apetezca especialmente meterme con él) el artículo de Íñigo Aristu de ayer domingo en la página 7 del Heraldo, donde no llegas a saber si lo que ha habido es un acuerdo, una resolución, una propuesta, un conflicto abierto o qué puerros se ha hecho respecto del bendito tema de Biscarrués (que, conviene recordarlo, hasta la fecha es un pueblo, no un pantano), porque entre otras cuestiones confusas, leer que la documentación que se va a remitir a la Comisión del Agua "deja claro que la opción elegida por el Gobierno de Aragón" sea "la que tenía en mente" la mayoría de los miembros de la Comisión, pues... en fin, no sé. Hubo acuerdo dentro del desacuerdo pero no hubo dictamen y se dejó el conflicto abierto. Uffff...

En el suplemento "Hoy Domingo" de la misma edición del diario, Carlos Villanova, en la página 8, dedica un encendido elogio al consejero Boné y su capacidad negociadora ("Boné gana en Biscarrués", es el expresivo título de su artículo, que termina sentenciando que ha logrado una "victoria de paliza"). De paso, tira un dardo directo a la ponencia de obras hidráulicas de la Comisión del Agua al afirmar "que apartó de sí el amargo cáliz de dictaminar sobre la presa con la excusa del respeto a los afectados" (la cursiva es mía), cuando resulta que los afectados se han marchado porque cuestionan desde el fondo la propia dinámica de esa Comisión.

Ha quedado claro, en los anteriores dictámenes de esa Ponencia, la postura de los afectados no cuenta, porque como son minoría y las decisiones se toman por mayoría, aquí paz y después gloria. Pero si no cuenta tampoco el hecho de que estén o no... ¿alguien me puede decir para qué sirve todo este tinglado?

La construcción de todos los pantanos se ha hecho desde la máxima invariable de que era preciso sacrificar a unos pocos para lograr el teórico beneficio de muchos. Los afectados por un pantano siempre eran menos que los supuestos beneficiarios, así que la obra se hacía y punto. Pero ahora la cuestión era, al parecer, que iban a cambiar las cosas, y que las decisiones sobre este tipo de obras no se podían tomar sin tener en cuenta a los afectados. Sin embargo, la experiencia ha demostrado que las cosas siguen igual: se toma la decisión de recrecer Yesa con la cerrada oposición de éstos, se descarta Santaliestra no por un acuerdo sino porque las sentencias judiciales no dejaron otra vía... y menos mal que en la cuestión del Matarraña intervino la Iniciativa Social de Mediación, porque si no íbamos dados. O sea, se acepta la decisión tomada en nombre de una mayoría, exactamente igual que antes.

Ahora, con el pantano de Biscarrués no se alcanza ningún acuerdo, los afectados han abandonado la ponencia y casi toda la prensa felicita a Boné...

Si, realmente, lo que pasó fue lo que se indica en la página de la Coordinadora que se enlazaba al principio, o sea, "que dado que no había acuerdo en Aragón, se decidió poner todo en un sobre y enviarlo al Ministerio de Medio Ambiente", incuida la propuesta de no regular el río Gállego y embalsar el agua en los Monegros, ¿qué nos está contando la prensa? ¿Qué nos pretende vender la Consejería de Medio Ambiente?

 

25/07/2006 00:21 Marisancho Enlace permanente. Aguas No hay comentarios. Comentar.

Un poquito de paciencia, por favor

20060719085207-iglesia-de-eres.jpg

Iglesia de Erés, cuya campana se ha convertido en símbolo de la lucha contra el pantano

Según la información aparecida ayer en Heraldo de Aragón y hoy en El Periódico de Aragón acerca del proyecto de Biscarrués, lo que se está pidiendo a los regantes es un poquito de paciencia, nada más.

En la página 2 del Heraldo de ayer aparece un dibujo que compara, en este orden, la alternativa al proyecto inicial, con un embalse de 35 hm, y el proyecto inicial, que preveía uno de 192. De este último se comenta en el propio dibujo: "Sólo se podría hacer si Erés estuviera deshabitado".

Por su parte, tras la ronda de contactos que mantuvo Boné con algunos miembros de la comisión, se ha elaborado un texto de propuestas complementarias que incluye la siguiente: "Cuando se den las condiciones sociales que posibiliten un acuerdo [...], podrá abordarse la segunda fase de la obra con el recrecimiento de la presa [...], siempre que no suponga la inundación de ningún núcleo habitado".

Leído en cristiano: vamos a hacer ahora un embalse pequeño porque en Erés todavía vive gente; pero en cuanto esa gente se vaya, que se irá a no mucho tardar (¡con lo a huevo que se lo estamos poniendo! ¿qué otra cosa van a poder hacer?), podremos recrecer hasta donde queramos.

Recordemos el comentario del dibujo del Heraldo: "Sólo se podría hacer si Erés estuviera deshabitado...". Y ahora recordemos el bombo y el platillo que se da la DGA cada vez que nos anuncia otro programa de recuperación de pueblos abandonados. Y sujetémonos la risa floja o volvámonos todos locos de una vez.

Cuando los políticos pregonaban: "Nunca más volver a inundar un pueblo", Erés dejó de llamarse pueblo para ser denominado oficialmente "núcleo habitado". Ahora que tampoco se pueden anegar núcleos habitados, sólo es menester un poquito de paciencia, esperar a que dejen de ser tales.

 

19/07/2006 08:47 Marisancho Enlace permanente. Aguas No hay comentarios. Comentar.

"El que quiera entender, que entienda"

 

Este post de Vesania resume muchas, muchas cosas.

Dan ganas de decir aquello de que se puede decir más alto, etc., pero eso también ella lo resume mejor: "El que quiera entender, que entienda".

Se puede añadir otra cosa que se dice en mi pueblo y que es verdad: "No hay agricultor contento".

Y es justamente de las demandas de los agricultores, que tienen buena prensa entre la opinión pública, de lo que se valen los promotores de las construcciones de presas: decir que es necesaria más agua para los campos resecos y para los pobrecitos agricultores que trabajan de sol a sol queda mucho mejor que decir cualquier otra cosa.

Aunque los agricultores consumen, vaya que si consumen. Y empeñados están en aumentar los regadíos, vayan a dar de sí en el futuro o no, sean tierras salinas (que luego sólo valdrán para cultivar arroz: y eso no consume agua, que digamos) o no... Y en Aragón se sigue regando, mayoritariamente, a manta. ¿Campañas de consumo responsable en los hogares y de "ciudades ahorradoras de agua"? Por supuesto que sí. Pero igual no venían mal, tampoco, campañicas (y subvenciones) para instalar riegos por aspersión o por goteo, y costarían menos que hacer un pantano...

 

"Judicialización perversa", no te fastidia

20060712010231-yesa.jpg

 

 

La pasada primavera estuvieron sentados en el banquillo, en la Audiencia de Madrid, varios exaltos cargos de la Administración española, concretamente de la Dirección General de Obras Hidráulicas, de la de Medio Ambiente y de la Confederación Hidrográfica del Ebro.

Un juicio como ése no se ve todos los días; era excepcional por la "categoría" de los encausados. Pero no trascendió apenas a la prensa. Ya no digamos a la de ámbito estatal: tampoco a la aragonesa, o al menos a su órgano de mayor difusión, pese a que lo que se enjuiciaba era la legalidad de la tramitación de la principal obra hidráulica en marcha en estas tierras, la del recrecimiento del pantano de Yesa. El Periódico de Aragón sí cubrió la noticia suficientemente: fue la excepción.

Contra todo lo esperado, dada la gravedad de las acusaciones (prevaricación, riesgo catastrófico, falsedad en documento público, delito contra el patrimonio histórico, contra los recursos naturales y el medio ambiente) y la claridad de las pruebas aportadas (sobre las irregularidades seguidas en la tramitación de la Declaración de Impacto Ambiental, la falta de estudios sobre riesgos sísmicos, la incompatibilidad de algunos altos cargos políticos con su presencia en empresas constructoras beneficiadas por la obra...), todos los acusados fueron absueltos por el tribunal.

Pese a que la sentencia ha sido recurrida, y no sólo por la acusación particular, sino por la propia Fiscalía, cundió entonces la euforia en la prensa aragonesa. Abundaron, ahora sí, los artículos extensos y aliviados, si no triunfantes, sobre el tema.

Pero el que más me ha llamado la atención fue el publicado en la "Tribuna Ajena" del Heraldo de Aragón el pasado 27 de junio, firmado por José Enrique Ocejo, decano del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Aragón, titulado "Judicialización perversa" (https://www.heraldo.es/pdfs/visoraragon.html?pagina=22&cuaderno=PRI&fecha=20060627).

Sería tedioso comentarlo por extenso, aunque dan ganas porque no tiene desperdicio. A ver: el demandante era el Ayuntamiento de Artieda, principal perjudicado por la obra, aunque sus acusaciones las amplió luego, para sorpresa de muchos, la propia Fiscalía. ¿Qué hacía ese Ayuntamiento? Recurrir a los cauces que el sistema le da para defenderse en una situación, cual es el recrecimiento de Yesa, que les condena poco menos que a la aniquilación. Y que, además, tiene trazas muy claras de haberse tramitado de forma irregular, por decirlo a lo fino. Se defienden, con las armas que el Estado de derecho pone en sus manos, para tratar de sobrevivir.

Esa actitud, que creo yo que cabe en la cabeza de cualquiera, no cabe por lo visto en la del Sr. Ocejo, para quien "en los tiempos que corren se está abusando desaforadamente de los resquicios que una ley justa permite", pues "aprovechando la figura del delito de riesgo, quienes quieren oponerse a determinadas obras tienen la posibilidad de plantear querellas criminales", con la indeseada consecuencia de que "se atemoriza a los técnicos y se dilatan los plazos de ejecución innecesariamente".

"Con esta estrategia de judicializar los proyectos y las obras públicas -añade- se perjudica al interés general de la nación, al funcionamiento de las administraciones públicas [...] y, finalmente, hasta se perturba la labor de los juzgados", por lo que, sentencia, "lo que está pasando ha de tener un límite".

Nada de dar oportunidades de defenderse a los afectados: "Las cuestiones técnicas deben ser de exclusiva competencia de los profesionales, mientas que las discrepancias sobre la necesidad de unos proyectos u otros deben acotarse al terreno de la política y del debate público". Los afectados, a callar. En todo caso, deben hablar los ingenieros: "Quizás las asociaciones profesionales involucradas tendremos que decir algo más que esto sobre el particular". Joder, menos mal que no son militares.

El Sr. Ocejo termina retratándose claramente: "En adelante, intentemos ver la única cara de Yesa, la del desafío técnico. [...] Por una vez, estemos orgullosos al acometer una obra de vanguardia y sin precedentes en España dada su gran magnitud".

Oh, dioses, vamos a relamernos de gusto: qué cantidad de toneladas de hormigón, qué magnífica altura la de la presa, qué presencia tan potente tendrá en el paisaje del valle, si hasta se integrará en el entorno o, si me apuras, lo mejorará, como afirman en Aramón que ocurrirá con su "intervención" en Espelunciecha. Qué soberbio reto el de acometer una obra que el propio ingeniero que construyó la primera presa, la ya existente, René Petit, confiesa no atreverse ni a imaginar (entrevista en Navarra hoy, 6 de noviembre de 1983; se puede ver en www.yesano.com), dados los riesgos que acarrearía...

Veamos la única cara de Yesa. Porque la otra es mejor no verla: la de los afectados a quienes ya machacaron en los años 50 con la primera presa y a los que hoy pelean en la pelea más legítima: la de sobrevivir.

Para el Sr. Ocejo, y por lo visto para todos los ingenieros colegiados a los que representa, los afectados no existen. Mejor, no deberían existir. Han sido una mera piedra en el zapato que ahora creen haberse sacudido. Ojalá pudieran declararlos, como ocurría en la etapa franquista en los Boletines Oficiales que anunciaban la utilidad de alguna obra, simple "población sobrante".

Pero resulta que ahora esa población sobrante acude a defenderse a los tribunales, y el Sr. Ocejo, contrariado, estima que eso se tiene que acabar. Habráse visto.

 

12/07/2006 01:03 Marisancho Enlace permanente. Aguas No hay comentarios. Comentar.

Lo he visto en un autobús

20060707144919-imagen-92-.jpg

 

Ocupando toda la parte trasera: "Ríos limpios, Aragón vivo". Pero en el anuncio no aparece ningún río, ni nada de agua. Sólo un dibujo muy naïf de unos juncos, y una ranita en alegres colores... y una foto enorme de David Civera.

Uno pensaría que se ha tenido que recurrir a poner un famoso con una bonita sonrisa porque en Aragón no hay ríos limpios para sacarles una foto para la campaña. O qué.

Sobre todo, cuando se repasa la actuación de la Consejería de Medio Ambiente en según que aspectos. Porque instalar depuradoras sí, pero mantener los ríos libres y a salvo... pues eso no. De los ríos principales, sólo tenemos uno que sigue corriendo salvaje y hermoso desde el nacimiento a la desembocadura: el Ara. Y si mantiene esa condición no es, desde luego, porque se haya empeñado en ello el Gobierno de Aragón, sino por la larga, tenaz y costosísima lucha que mantuvieron los ciudadanos comprometidos con ese río, que hubo que defender de un luctuoso proyecto de pantano.

Y en cuanto al río Aragón... pues ya se ve lo contento que está nuestro Gobierno con que le vayan a poner una mordaza de hormigón mucho más grande de la que ya tiene, en Yesa.

El eslogan de la campaña se parece mucho al de Coagret ("Ríos vivos, pueblos vivos"). Pero me parece que la Consejería de Medio Ambiente no está por la labor de mantener los ríos vivos. Prefiere mantenerlos sólo limpios, aunque las aguas que haya que limpiar sean las muertas y estancadas de los pantanos.

Es una campaña tontona que no ha calado ni en quien la promueve. No transmite credibilidad, no se ve el agua. No defienden los ríos, sólo "venden" depuradoras.

(Perdón por lo mala que es la foto. Es que iba conduciendo.) 

 

07/07/2006 14:49 Marisancho Enlace permanente. Aguas No hay comentarios. Comentar.


Udemy

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris