"Inde" es lo que dicen las mujeres en mi pueblo como expresión de sorpresa. Los hombres dicen "ñay". Soy, pues, de Tauste, un pueblo que tiene, entre otras muchas, esta curiosidad. Me llamo Marisancho.