Add to Technorati Favorites
Facebook Twitter Google +1     Admin

inde-docs



Enlaces


Alberto Menjón en el Homenaje a Anita Larraz

20090407013458-alberto-2.jpg

Mi único hermano, Babil, es íntegramente musical. Como es mayor que yo, no puedo afirmar que lo fuese desde bebé, pero estoy segura de ello. No me cuesta nada imaginármelo, gordito gordito, atendiendo con los ojos bien redondos a las canciones que mi madre le cantara, si le gustaban, y haciendo pucheros si no eran de su gusto, exactamente como hacía su hijo cuando era una auténtica miniatura.

Con nueve o diez años, mi hermano tenía una voz preciosa. Le ponía a todo el mundo los pelos como escarpias cuando cantaba el Ave María de Gounod. (Es ésta; pero hay que imaginársela cantada por una limpísima voz blanca y sin gorgoritos. Yo no la puedo oír sin emocionarme; a veces la toca una violinista que se pone en la calle Alfonso, y siempre se me arrasan los ojos.)

Ya por entonces empezó a aprender a tocar el piano con Anita Larraz, una de las dos profesoras de música que había en el pueblo. Cuando aquella voz prístina suya se le tornó voz de canónigo, empezó a dar la tabarra con el piano; no tocándolo, sino pidiéndolo. Lo pedía a todas horas:

--Babil, ¿quieres tomate con la carne?

--Yo no quiero tomate: yo quiero un piano.

--Babil, necesitas comprarte unos pantalones. 

--Yo no necesito unos pantalones: yo necesito un piano.

Como en mi casa no teníamos perras, yo no pensaba que lo fuera a conseguir. Pero por fin un año, mi padre, supongo que rindiéndose ante aquel empeño tenaz (pero tenaz, ¿eh?, tenaz), cogió de la cooperativa el sobre con el dinero de lo que cosechó en el monte, y se fue con él a la Sala Rono. A los pocos días, teníamos en casa un precioso Yamaha negro.

Mi hermano tiene talento para la música y tocaba muy bien. Pero llegó un punto en el que tuvo que optar entre dedicarse plenamente a la música o a las síntesis de paladio y platino, que eran el tema de su tesis doctoral; y eligió esto último. Como en toda tesitura semejante, lo que no se elige da mucha pena no haberlo elegido.

Dejó, pues, de interpretar música; pero nunca ha dejado, ni dejará, de disfrutarla. Y eso, como ya he dicho alguna vez por aquí, a mí me parece un don.

Su talento se lo transmitió íntegro, vía genes, a su hijo. Alberto no sólo toca el piano que es una pasada, sino que tiene la fortuna de ese mismo don musical, manifiesto en su propia manera de ser.

Me da un poco de cosa ponerme aquí a echarle flores a mi sobrino; temo parecer la típica tía tontona, modelo "ay, no saben ustedes lo listo que es mi chico", y tal. Además, relatar la trayectoria de este crío, que tiene ahora 16 años (así que, ejem, ya no es tan crío; aunque en eso reconozco que sí soy la típica tía tontona), y glosar su brillantez, que es asombrosa, podría dar la impresión de que hablo de un tío pitagorín al uso... y déjenme que les diga que no van por ahí los tiros.

Lo mejor es escucharle. No va a poder ser aquí: no tengo grabación que enlazar, para mi pena (y la de ustedes). El sábado, sin embargo, tuvimos la ocasión de oírle por primera vez en Tauste, en un homenaje que se hizo a la memoria de las dos maestras de música que ha tenido el pueblo, y que trabajaron a la vez, en aproximadamente los mismos años: Ana Larraz y Rafaela Royo. En el título del post he puesto sólo a la primera, y ya me perdonarán los deudos de la segunda, pero es que a Rafaela prácticamente no la conocí. Ellas fundaron en 1980 la Escuela Municipal de Música y, sobre todo Anita, crearon coros e iniciativas musicales innumerables, sembrando la semilla del amor por la música en varias generaciones, como se pudo ver el otro día en el homenaje, en el que participó muchísima gente: miembros de los coros, del orfeón, antiguos alumnos... Su estela sigue bien viva y fértil.

Brilló Alberto en el concierto del sábado: encandiló a todo el mundo. Tocó tres piezas hermosísimas, impecables. No se oía una mosca en la sala, y los aplausos al final fueron un clamor. La vena musical de esa criatura me volvió a poner, como siempre hizo mi hermano, la emoción en la garganta.

Enhorabuena, cariño. Y un millón de gracias por toda la belleza que nos regalas.

07/04/2009 01:34 Marisancho Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: laMima

Doy fe del inmenso amor a la música de Babil hijo..vaya que sí: inmenso es la palabra. Me es inolvidable su estela por casa cantando mientras cocinaba, se afeitaba o recogía la cocina.
Me has hecho sonreir pensando en tu madre y sus canciones porque no dudo que pondría unos pucheros hasta Sebastopol si la copla no era de su gusto jeje (y no sé por qué me ha venido a la cabeza eso de "kimereruchim...paaaaaan")
Creo que puedo imaginar lo orgullosísimo que tiene que estar de Alberto (que lo miro en esa foto y tiene una mezclaaaa), de ese jovenzano estupendo, guapetón y brillante que amáis.
Y no se me ocurre mejor homenaje a una maestra querida que dejar que tu hijo la halague como merece con su don.
Por favor, queremos un youtubico de Alberto ¡ya!.
Enhorabuena Babil. A todos.
Y a él sobre todo.

Fecha: 07/04/2009 07:18.


gravatar.comAutor: Harry Sonfór

Oiga, Inde, que tiene un sobrino bien guapetón. Y que no se puede negar que sea su sobrino, también.

Fecha: 07/04/2009 08:17.


gravatar.comAutor: Inde

Pues que sepáis que la foto no le hace justicia; pero no tengo yo buenas fotos suyas. Fotogénico no es mucho, es más guapo ar naturá.

Fecha: 07/04/2009 09:27.


gravatar.comAutor: Entrenomadas

Jo, vaya prenda que tenéis. Una joya y además... guapo.
El Ave María, además de ser muy complicado de interpretar es de una perfección apabullante. Y un ejercicio para la voz decisivo. Si puedes interpretar el Ave María lo puedes interpretar casi todo. Algo así como un "prueba superada"
Haz favor de hacerte con un youtube.

Besos a la joya,

M

Fecha: 07/04/2009 13:40.


gravatar.comAutor: mamen

No pude estar el sábado a la gala-homenaje a Rafaela y Anita, pero mis hijos me comentaron la maravilla de interpretación de tu sobrino. Enhorabuena a toda la familia.
Y cuéntele al personal, que el viernes participaste cantando con el orfeón, el Va pensiero.. (vaya día el viernes, eh?) Completito.
Saluditos

Fecha: 07/04/2009 21:52.


gravatar.comAutor: Inde

Jejeje... Cuando pidieron a los antiguos miembros del orfeón y los coros que subiéramos a cantar la última canción, pensé que no iba a quedar nadie sentado abajo, que nos íbamos a subir todos al escenario: ¡éramos un batallón! Ay, Anita...

Fecha: 07/04/2009 21:59.


gravatar.comAutor: Inde

Por cierto, Mamen: sí que fue completo ese viernes, sí; ya lo creo. Me reservo historias para un post, pero será uno de los tipo-tocho, así que tendrá que esperar un poco, que ahora no me da de sí la vida...

Fecha: 07/04/2009 22:00.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris