Add to Technorati Favorites
Facebook Twitter Google +1     Admin

inde-docs



Enlaces


Como siempre...

20060725002301-biscarrues-cartel-copia.jpg

 

Esta página de la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos me parece que aclara bastante el lío informativo acerca de lo ocurrido en la Comisión del Agua en su sesión del 23 de julio, dedicada a ver qué se hacía finalmente con el proyecto de hacer un pantano en Biscarrués. Pongo por ejemplo (y porque es el diario más leído, no porque me apetezca especialmente meterme con él) el artículo de Íñigo Aristu de ayer domingo en la página 7 del Heraldo, donde no llegas a saber si lo que ha habido es un acuerdo, una resolución, una propuesta, un conflicto abierto o qué puerros se ha hecho respecto del bendito tema de Biscarrués (que, conviene recordarlo, hasta la fecha es un pueblo, no un pantano), porque entre otras cuestiones confusas, leer que la documentación que se va a remitir a la Comisión del Agua "deja claro que la opción elegida por el Gobierno de Aragón" sea "la que tenía en mente" la mayoría de los miembros de la Comisión, pues... en fin, no sé. Hubo acuerdo dentro del desacuerdo pero no hubo dictamen y se dejó el conflicto abierto. Uffff...

En el suplemento "Hoy Domingo" de la misma edición del diario, Carlos Villanova, en la página 8, dedica un encendido elogio al consejero Boné y su capacidad negociadora ("Boné gana en Biscarrués", es el expresivo título de su artículo, que termina sentenciando que ha logrado una "victoria de paliza"). De paso, tira un dardo directo a la ponencia de obras hidráulicas de la Comisión del Agua al afirmar "que apartó de sí el amargo cáliz de dictaminar sobre la presa con la excusa del respeto a los afectados" (la cursiva es mía), cuando resulta que los afectados se han marchado porque cuestionan desde el fondo la propia dinámica de esa Comisión.

Ha quedado claro, en los anteriores dictámenes de esa Ponencia, la postura de los afectados no cuenta, porque como son minoría y las decisiones se toman por mayoría, aquí paz y después gloria. Pero si no cuenta tampoco el hecho de que estén o no... ¿alguien me puede decir para qué sirve todo este tinglado?

La construcción de todos los pantanos se ha hecho desde la máxima invariable de que era preciso sacrificar a unos pocos para lograr el teórico beneficio de muchos. Los afectados por un pantano siempre eran menos que los supuestos beneficiarios, así que la obra se hacía y punto. Pero ahora la cuestión era, al parecer, que iban a cambiar las cosas, y que las decisiones sobre este tipo de obras no se podían tomar sin tener en cuenta a los afectados. Sin embargo, la experiencia ha demostrado que las cosas siguen igual: se toma la decisión de recrecer Yesa con la cerrada oposición de éstos, se descarta Santaliestra no por un acuerdo sino porque las sentencias judiciales no dejaron otra vía... y menos mal que en la cuestión del Matarraña intervino la Iniciativa Social de Mediación, porque si no íbamos dados. O sea, se acepta la decisión tomada en nombre de una mayoría, exactamente igual que antes.

Ahora, con el pantano de Biscarrués no se alcanza ningún acuerdo, los afectados han abandonado la ponencia y casi toda la prensa felicita a Boné...

Si, realmente, lo que pasó fue lo que se indica en la página de la Coordinadora que se enlazaba al principio, o sea, "que dado que no había acuerdo en Aragón, se decidió poner todo en un sobre y enviarlo al Ministerio de Medio Ambiente", incuida la propuesta de no regular el río Gállego y embalsar el agua en los Monegros, ¿qué nos está contando la prensa? ¿Qué nos pretende vender la Consejería de Medio Ambiente?

 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris